Armas químicas. Instrucciones de rescate

Share this...
Facebook
Twitter

Rusia ha anunciado públicamente el uso de armas químicas en ciudades ucranianas de las cuales no puede apoderarse por la fuerza militar. Una advertencia sobre la posibilidad de tal escenario apareció a fines de marzo, cuando, según los investigadores, el ejército ruso recibió antídotos contra la intoxicación química. El uso de armas químicas es un crimen de guerra y una violación de la Convención Internacional de Armas Químicas, que Rusia también había firmado.

Desafortunadamente, el uso de armas químicas no siempre es posible detectar y comprobar rápidamente sin tener la capacitación adecuada. Por eso es importante seguir los avisos de las fuentes oficiales y atenerse al pie de la letra a sus instrucciones.

Esperamos que nunca tenga que utilizar esta información. Pero para que sepa qué es un ataque químico y cómo debe actuar para sobrevivir, hemos recopilado las recomendaciones básicas del Centro de Salud Pública, del Ministerio de Salud de Ucrania, de la Unión de Paramédicos de Ucrania y otras ONG de derechos humanos.

Las armas químicas son venenos que se utilizan para causar la muerte o daños intencionales mediante sus propiedades tóxicas.

El procedimiento en caso de ataque químico puede depender de dónde se encuentre la persona. Si está en la calle, debe abandonar el área afectada y buscar un lugar seguro. Es importante moverse rápido, pero no correr, para mantener una respiración lenta. Si está en el interior, es importante minimizar el flujo de aire desde el exterior hacia el interior. Si está en un automóvil, se debe conducir hasta la acera y cerrar las rejillas de ventilación por donde entra el aire del exterior.

COMO SE TRANSPORTAN Y SE APLICAN LAS ARMAS QUÍMICAS
bombas aéreas, misiles guiados y no guiados, minas, torpedos, polvorazos, proyectiles de artillería, granadas y cartuchos explosivos.

Además, los síntomas y el procedimiento dependen del agente del arma química. A continuación, describimos los más famosos: sarín, cloro, amoníaco, gas mostaza y fósforo blanco.

Sarín

El sarín es una sustancia venenosa creada artificialmente que paraliza el sistema nervioso. Los rusos ya usaron sarín en los ataques de 2013 en Siria.

Cómo es:

– líquido transparente e incoloro, que en su forma pura no tiene olor ni sabor;
– puede volverse gaseoso por evaporación.

Cómo entra en el cuerpo:

– a través del sistema respiratorio y la piel;
– la ropa contaminada con sarín también es una amenaza, porque sus vapores también intoxican.

Cómo funciona:

Provoca insuficiencia cardíaca y falta de aire en los pulmones. Puede causar la muerte en minutos.

¡Importante! El sarín es más pesado que el aire, se asienta, por lo que el riesgo de envenenamiento es mayor si una persona está más cerca del suelo (sótanos, tierras bajas, alcantarillas, etc.).

Síntomas de intoxicación:

– dolor en los ojos por el movimiento de los globos oculares, estrechamiento excesivo de las pupilas;
– latidos cardíacos rápidos o, por el contrario, ralentización atípica (menos de 60 latidos/minuto);
– náuseas, vómitos;
– secreción nasal, aumento de la salivación, sudoración excesiva;
– desorientación, pérdida del conocimiento;
– convulsiones y parálisis.

Cómo protegerse

Trate de actuar lo antes posible, porque el sarín afecta el cuerpo en minutos. Cuanto menos tiempo pase, menos intoxicado saldrá.

Si la explosión ocurrió cerca de su casa:

Cierre inmediatamente puertas, ventanas, ductos de ventilación y cualquier otra abertura por la que pueda entrar aire contaminado. Si tiene una máscara de gas o al menos gafas, asegúrese de usarlas.

Si una explosión sucede mientras se encuentra en la calle:

Salga rápidamente de este lugar (pero sin correr), moviéndose contra el viento. Busque refugio en las elevaciones: los pisos superiores de los edificios, los automóviles con las ventanas cerradas. Respire con menor frecuencia para inhalar menos veneno.

En caso de evacuación después de un ataque químico:

Asegúrese de llevar un botiquín de primeros auxilios y vístase de tal manera que no haya áreas expuestas de la piel.

Si Usted fue víctima de un ataque

– Deshágase de la ropa infectada lo antes posible, porque el sarín se deposita en ella.
– Corte la ropa, evitando quitársela por la cabeza, para que los vapores de sarín no entren en las vías respiratorias. Sáquese la ropa empezando por arriba hacia abajo. Coloque la ropa sucia en una bolsa de plástico y amárrela bien.
– No coma ni beba nada.
– Enjuague bien la piel con agua y jabón, lave los ojos sin jabón.
– No toque superficies que puedan estar contaminadas.
– Si hay víctimas del sarín cerca de usted, en cualquier caso, no les proporcione ventilación pulmonar artificial. Busque atención médica en el Servicio de Emergencias o en el Ejército.

Medios de protección personal:

– máscara de gas;
– respirador de polvo;
– mascarilla de tela tupida (o varias vendas de gasa dobladas juntas).

El diazepam y la atropina son antídotos para primeros auxilios.

Cloro

Como es:

El elemento químico de cloro puro es gas verde con un desagradable olor asfixiante.

Síntomas de intoxicación:

– dolor agudo en el pecho;
– tos seca;
– vómitos;
– dificultad para respirar;
– alteración de la coordinación de los movimientos;
– lagrimeo.

Cómo protegerse:

Si se producen emisiones de cloro tóxico, deje el área infectada moviéndose perpendicularmente a la dirección del viento.

¡Importante! El cloro es más pesado que el aire, se acumula en áreas bajas, sótanos, túneles, así que use los pisos superiores de edificios de gran altura y deje el área infectada por lugares elevados.

Si no es posible salir del recinto:

– Cierre herméticamente puertas, ventanas y todas las posibles aberturas de la habitación;
– Lleve equipo de protección personal: máscaras antigás, respiradores, vendas de gasa de algodón empapadas en solución de soda al 2%.

Amoníaco

Como es:

– líquido;
– gaseoso (con un olor acre).

Cómo funciona:

En estado líquido congela la piel, causando quemaduras con ampollas y cicatrices. La inhalación de amoníaco provoca quemaduras en la nasofaringe, tráquea, edema y destrucción de las vías respiratorias. Altas concentraciones dañan la visión y provocan ceguera.

Síntomas de intoxicación leve:

– sequedad, picor y dolor de garganta, enronquecimiento;
– estornudos, tos;
– náuseas leves.

Síntomas de intoxicación aguda:

– dificultad para respirar, ahogos;
– pérdida de la voz por espasmo de la glotis;
– tos severa;
– vómitos;
– mareos;
– sudoración;
– enrojecimiento de la cara, lagrimeo, hinchazón de los párpados.

Cómo protegerse:

Si se libera amoníaco tóxico, deje el área infectada perpendicular a la dirección del viento.

¡Importante! El amoníaco es más liviano que el aire, así que busque refugio, sótanos y pisos inferiores para protegerse.

Si no es posible salir del área infectada

– Permanezca en refugios, sótanos, apartamentos (casas), sellando previamente las ventanas, puertas, ventilación (preferiblemente un paño empapado en ácido cítrico o una solución diluida de vinagre o agua);
– en el apartamento (casa) es deseable dirigirse al baño y abrir la ducha para que el agua se disperse (el agua absorbe el amoníaco del aire), no encender la ventilación (saca el aire limpio y entra el contaminado).

No existe antídoto contra el cloro y el amoníaco, el mejor remedio contra ellos es el agua.

El tratamiento médico consiste en eliminar la sustancia tóxica del cuerpo lo antes posible y brindar atención médica de apoyo.

Gas mostaza (iperita)

El gas mostaza de azufre es un tipo de arma química de acción dérmica.
Durante la Primera Guerra Mundial fue ampliamente utilizado para ataques químicos.

Como es:

– gaseoso;
– líquido;
– sólido.

Suele tener un olor característico a mostaza o ajo.

El viento puede transportar gas mostaza a distancias muy largas. Puede permanecer en el medio ambiente durante 1-2 días, y a bajas temperaturas incluso durante semanas o meses. La intoxicación por gas mostaza puede tener un efecto acumulativo.

Síntomas de intoxicación:

– enrojecimiento y picor de la piel, aparición de ampollas amarillas;
– dolor e hinchazón de los ojos, lagrimeo, fotosensibilidad; en caso de una intoxicación grave: dolor intenso o ceguera que dura hasta 10 días;
– secreción nasal, estornudos, ronquera, dificultad para respirar y tos;
– dolor abdominal, diarrea, fiebre, náuseas y vómitos.

Cómo protegerse:

– Abandone el lugar de descarga de gas mostaza. Si la emisión ocurrió en la calle, suba al punto más alto posible, porque el gas mostaza es más pesado que el aire y se asentará.
– Deshágase de la ropa contaminada cortándola.
– Enjuague las zonas afectadas de la piel con abundante agua. Si el gas mostaza le entró en los ojos, enjuágueselos también.
– En caso de contacto con el gas mostaza por la boca, no provoque en ningún caso el vómito.

Fósforo blanco

El fósforo blanco se utiliza para producir municiones, humo para ocultar el movimiento de tropas e identificar objetivos.

Durante la guerra ruso-ucraniana, hubo casos, en que las tropas rusas usaron bombas de fósforo (municiones llenas de fósforo blanco). En contacto con el oxígeno, esta sustancia es fácilmente inflamable.

Como es:

– sustancia cerosa incolora o amarillenta;
– tiene un olor acre a ajo.

Síntomas de intoxicación:

– quemaduras graves y heridas profundas en la piel;
– daño a los huesos y la médula ósea;
– necrosis tisular.

Si el fósforo entra por la boca:

– ardor severo en la boca;
– vómitos, diarrea, dolor abdominal.

Cómo protegerse:

– No toque el fósforo con las manos sin protección.
– Quítese la ropa con partículas de fósforo lo antes posible.
– Bloquee el acceso de oxígeno a las zonas dañadas del cuerpo: humedezca la piel y, preferiblemente, retire las partículas de fósforo bajo el agua con unas pinzas o un objeto blando.
– Enjuague las áreas afectadas de la piel con una solución de bicarbonato de sodio o agua fría. El enjuague intensivo con agua es la mejor manera de deshacerse de las sustancias de la piel.
– Cubra las quemaduras con vendajes húmedos empapados en suero fisiológico. También puede sumergir las partes afectadas en agua fría o cubrirlas con toallitas húmedas.
– Coloque todo el fósforo eliminado en un recipiente con agua fría. Esto reducirá el riesgo para quienes le rodean.
– No utilice ungüentos a base de grasa o de aceite.
– Si tiene la oportunidad, busque ayuda médica inmediatamente.

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Ania Yábluchna

Tonia Andriychuk

Jefa de redacción:

Yevgenia Sapóshnykova

Redacción:

Natalia Ponedílok

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Nadiia Vasylchenko