El fenómeno de la solidaridad ucraniana en el mundo

Share this...
Facebook
Twitter

La invasión a gran escala de Ucrania por parte de la Federación Rusa ha unido a los ucranianos no solo en el interior del país, sino también en diferentes partes del mundo, desde Polonia, la República Checa y Bulgaria hasta Estados Unidos, México y Vietnam. Miles de personas están ayudando a Ucrania, comprando coches y ambulancias para el frente, acogiendo a los refugiados ucranianos, organizando eventos en apoyo de los ucranianos y mucho más. En esta publicación hemos creado un mosaico de iniciativas de voluntarios en diferentes países que se han unido para echar una mano a Ucrania. Esta lista no menciona a todas, pero muestra claramente que los ucranianos unidos no pueden ser derrotados.

En los últimos años, el equipo de Ukraїner ha estado explorando los entornos ucranianos en otros países, documentando las historias de las personas y organizaciones que crean iniciativas para apoyar y desarrollar Ucrania y a los ucranianos en el extranjero. Habiéndose encontrado en la emigración por diversas razones, nuestros protagonistas llevan a cabo proyectos internacionales, fomentan la cultura y la educación ucraniana, etc. Ya se han publicado una serie de historias de este tipo de Alemania y el Reino Unido, así como historias sueltas de Estados Unidos, Australia y Estonia. Desde el comienzo de la invasión rusa a gran escala, el papel de la diáspora ucraniana en el apoyo a Ucrania no ha hecho más que aumentar. Los ucranianos en el extranjero contribuyen a que Ucrania se defienda, a que sus hijos se salven y a que se escuche su voz.

Ayuda para los militares y médicos ucranianos

Desde la invasión rusa del 24 de febrero, el número de tropas en Ucrania se ha cuadruplicado, con más de un millón de personas defendiendo el país. Según el Ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Réznikov, la línea del frente en Ucrania tiene una longitud de unos 2500 km (¡comparable a los frentes de la Segunda Guerra Mundial!), y para estar preparado para defenderse en diferentes direcciones, el país tuvo que movilizarse rápidamente. Dado que el Estado no puede atender rápidamente a un número tan elevado de personas en situación de crisis, algunas de sus necesidades son cubiertas por los voluntarios ucranianos. Sin embargo, no siempre se pueden comprar en Ucrania las cosas que se necesitan durante la guerra. En estos casos, la logística internacional es muy importante. Los voluntarios del extranjero envían coches, drones, suministros médicos, walkie-talkies y otros materiales necesarios a Ucrania.

Equipamientos médicos y ambulancias de los Países Bajos

La organización Zeilen van Vrijheid compra medicamentos, ambulancias y equipamiento médico en los Países Bajos y los reparte en instituciones médicas ucranianas. La fundadora de la organización, Veronika Mutsei, afirma que durante la guerra a gran escala (hasta agosto) han enviado más de 80 ambulancias a Kyiv, Zaporiyia, Cherníhiv, Mykolaiv, Járkiv​​ y varias ciudades del este de Ucrania. Entre ellos, 4 vehículos de neonatos que ayudan a salvar la vida de los bebés prematuros. Los voluntarios también enviaron un camión de bomberos, vehículos de evacuación para transportar a los heridos desde el frente y toneladas de medicamentos.

En los primeros convoyes se enviaron dos ambulancias y siete vehículos de apoyo. En dos días, los vehículos recorren 1500 km desde los Países Bajos hasta el puesto de control de Krakovets, en la frontera entre Ucrania y Polonia. Durante la ley marcial, los ucranianos deben obtener permisos especiales para viajar al extranjero (y no todos lo consiguen), y los conductores extranjeros no están demasiado dispuestos a llevar vehículos directamente al territorio del país donde hay una guerra en curso. Sin embargo, sigue habiendo voluntarios: ayudan a traer ambulancias desde los Países Bajos a Ucrania y luego vuelven a casa.

— Es decir, no estás en algún lugar cómodo para ti en los Países Bajos, estás conduciendo a través del territorio de la Unión Europea, y tu último punto es cruzar la frontera ucraniana.

A pesar del agotador viaje, muchos de los amigos y conocidos de Veronika de todo el mundo – Países Bajos, España, Brasil – aceptaron ayudar a los ucranianos, porque no podían quedarse al margen. Dice que incluso Valerii Zaluzhnyi, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, agradeció a su organización la ayuda con las ambulancias. Posteriormente, la fundadora de la organización recibió una insignia honorífica “Por el mérito a las Fuerzas Armadas de Ucrania”. Veronika se inspira con el resultado de su trabajo:

— Cuando ves que un coche comprado por casualidad, que enviamos a Járkiv también por casualidad, fue capaz de evacuar a más de 250 personas que no pueden moverse por sí mismas de debajo de los edificios destruidos, te hace trabajar aún más duro.

Camionetas para los militares

Taras Vynnyk, cofundador de Travel Bastards, organiza viajes originales por todo el mundo. Se chocó con el comienzo de la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia durante uno de sus viajes: voló desde las Islas Canarias a Varsovia, donde él y sus amigos planeaban comprar chalecos antibalas en Europa. Sin embargo, tras darse cuenta de cuántos momentos hay que tener en cuenta y entender sobre los chalecos antibalas, los activistas pasaron a comprar camionetas (automóviles con una plataforma de carga abierta) para los militares ucranianos, con los que estaban bien familiarizados:

— Ya hemos llevado 100 vehículos. Este número incluye camionetas, ambulancias, vehículos para la evacuación de los heridos y también automóviles simples con tracción a las cuatro ruedas.

Los automóviles son extremadamente necesarios para los militares y médicos en el frente. Pero, por desgracia, es un material “consumible”, que nunca es suficiente. Es por eso que los voluntarios traen constantemente coches, los reparan, los blindan y los pintan en Lviv. Y con esto nos ayudan de forma gratuita nuestros amigos de Ucrania de forma gratuita:

— Tenemos el principio de que estos coches van a la guerra, así que tratamos de perfeccionarlos al máximo.

Taras señala que, en comparación con la primera semana de la guerra a gran escala, la cantidad de donaciones de la gente está disminuyendo, pero es importante recordar: la guerra continúa, y las Fuerzas Armadas de Ucrania necesitan municiones, ropa y transporte. Durante la guerra, tanto los militares como los voluntarios se agotan, pero Taras está motivado por su hija:

— Quiero que viva en Ucrania, en Ivano-Frankivsk. No quiero que sea una invitada en el país de alguien. Quiero que mi hija se despierte en su casa, en su ciudad natal, que camine por ella sin temor a que le llegue un misil del cielo. Creo que todo el mundo tiene la misma motivación: que nuestros hijos crezcan en una Ucrania libre y puedan criar a sus hijos allí.

ESTADOS UNIDOS: Razom for Ukraine

Razom for Ukraine — organización pública de ucranianos en Estados Unidos, que se creó durante la Revolución de la Dignidad y lleva ayudando a Ucrania a luchar contra los ocupantes rusos desde el año 2014. Tras el inicio de la invasión a gran escala por parte de Rusia, se ha convertido en uno de los principales centros estadounidenses de apoyo a Ucrania. Una semana antes del 24 de febrero, la organización comenzó a comprar botiquines de primeros auxilios para las Fuerzas Armadas de Ucrania y las Fuerzas de Defensa Territorial de Ucrania. En total, Razom for Ukraine envió decenas de miles de botiquines individuales a Ucrania. Más tarde, los voluntarios empezaron a ayudar a los defensores ucranianos con walkie-talkies, drones y teléfonos satelitales. También proporcionan alimentos a las ciudades y pueblos afectados por la invasión rusa, prestan ayuda humanitaria a los habitantes de las zonas de combate, a los desplazados internos y a los residentes de las ciudades y pueblos desocupados.

La organización también estableció programas de subvención para las organizaciones benéficas ucranianas que atienden las necesidades humanitarias de los ucranianos afectados: ahora son unas 40 organizaciones. En general, hasta el mes de julio, ha gastado más de 38 millones de dólares para ayudar a Ucrania.

Además de Estados Unidos, se envían fondos desde distintas partes del mundo: Taiwán, Hong Kong, Corea del Sur y países europeos. Maria Genkin, miembro de la Junta Directiva de Razom For Ukraine, dice que está conmovida por el gran apoyo de los estadounidenses de a pie: la sede de la organización guarda las cartas que la gente envió junto con la ayuda. En ellas, los benefactores dieron las gracias a los voluntarios y explicaron por qué apoyan a Ucrania. Escribieron incluso los niños.

— Esto es lo que hemos sentido todos los ucranianos en Estados Unidos, especialmente en los primeros meses: el tremendo apoyo de los estadounidenses.

Drones para las Fuerzas Armadas de Ucrania

Oleksandr Tiutiunnyk — ingeniero aeronáutico que lleva más de 15 años viviendo en Estados Unidos. Antes del comienzo de la invasión a gran escala por parte de Rusia, se dedicaba principalmente a los servicios de aviación y exportaba pequeños aviones a su país. Ahora, Oleksandr compra drones para las Fuerzas Armadas de Ucrania y, junto con sus amigos, desarrolla vehículos aéreos no tripulados con despegue y aterrizaje vertical:

— Es como el Bayraktar, pero el doble de pequeño, con una envergadura de 3,5 metros. No necesita carril ni catapulta, es capaz de realizar tareas de hasta 100 kilómetros y permanecer en el aire durante más de dos horas.

Bayraktar
Dron de ataque turco que acelera hasta 222 km/h y puede permanecer en el aire durante 24 horas. El radio de acción es de hasta 300 km.

Los inventores crean estaciones de control en tierra para los drones, escriben softwares, fabrican antenas de seguimiento, cámaras de vigilancia, cámaras térmicas, telémetros láser con determinación de las coordenadas del objetivo en el suelo, sensores para vuelos en caso de interferencia de la comunicación satelital y transmisión de radio.

Cuando en marzo se llevaron a cabo manifestaciones en todo el mundo exigiendo el cierre del cielo sobre Ucrania, Oleksandr y sus amigos aviadores organizaron vuelos con una enorme bandera ucraniana sobre Los Ángeles y Chicago con la inscripción “Close the sky over Ukraine” y “Pray for Ukraine”. La acción se llamó “Apoyo desde el cielo”.

— Entonces, uno tras otro, comenzaron a aparecer vídeos de ataques exactos con drones, y “Apoyo desde el cielo” se transformó orgánicamente en la siguiente etapa del proyecto “Apoyo desde el cielo con drones”.

“Dnipro”. Manchester

Oksana Nepyivoda — ucraniana que lleva siete años viviendo en Manchester (Reino Unido). Cuando comenzó la guerra a gran escala, empezó a trabajar de voluntaria en el Centro Social Ucraniano “Dnipro”. Junto con otros activistas, Oksana organiza ferias benéficas en las que se venden golosinas, souvenirs, accesorios y cuadros, incluso hechos por ucranianos. Una vez en la feria vendieron una camiseta del futbolista ucraniano Oleksandr Zinchenko, jugador del equipo de fútbol Manchester City. Con los fondos recaudados, los voluntarios planean comprar equipamiento médico para Ucrania.

El Centro Social Ucraniano organiza marchas y manifestaciones en el centro de Manchester contra la invasión rusa en Ucrania. En particular, en junio de 2022, la gente salió con banderas ucranianas para apoyar a los defensores de Mariúpol.

Apoyo a los refugiados de Ucrania

Con el comienzo de la invasión rusa a gran escala, millones de ucranianos huyeron al extranjero para escapar de la guerra. Los organismos públicos extranjeros crean programas para obtener vivienda, prestaciones y ayuda humanitaria. Sin embargo, también hay organizaciones no oficiales que apoyan a los refugiados de Ucrania y les ayudan a adaptarse a la vida fuera de sus hogares.

Apoyo a los refugiados en Polonia

Yana Opariy nació en Sumy y vive en Polonia desde 2021. A partir del 24 de febrero, dedica la mayor parte de su tiempo a apoyar a los refugiados ucranianos. Yana dice que al principio de la guerra a gran escala, corrió de un lugar a otro para ayudar a la gente, y a finales de marzo formó un plan de acción claro.

Así empezó a ayudar a los ucranianos en la legalización de sus papeles. Señala que muchos polacos ayudan a los ucranianos a registrarse y a buscar trabajo. Junto con otros voluntarios, creó la web Informator Warszawa. Allí se puede encontrar información sobre cómo obtener ayuda y respaldar a los ucranianos: psicológicamente, legalmente, con ropa, alojamiento.

Yana cuenta que reconoce a los refugiados de Ucrania por sus ojos: son diferentes a los de otras personas en Polonia, porque están confundidos y no entienden cómo seguir viviendo. Los voluntarios buscan ayuda psicológica para los refugiados, pero ellos también la necesitan.

— Fui a un psicólogo, porque en algún momento se vuelve simplemente necesario. El mundo entero, que estaba frente a tus ojos hasta del 24 de febrero, simplemente se derrumbó, y por el cansancio, por la fatiga, que se ha acumulado durante todos estos días, por la impotencia, la conciencia se bloquea, y necesitas que alguien la desbloquee, que la calme, que te explique qué está pasando y por qué al final todo irá bien.

Ayuda a los refugiados ucranianos en Bulgaria

Tetiana Tosheva — filóloga y profesora de lengua y literatura ucraniana, que vive en Bulgaria desde hace 12 años. Cuenta que desde 2014 se sumergió a fondo en el marco ucraniano al ver cómo los ocupantes rusos mataban a los ucranianos por querer ser independientes:

— Comprendí que el pueblo ucraniano se diferencia del ruso en que puede morir por su libertad y por su lengua. Todo cambió para mí entonces. Descubrí quién soy, cambié mi estilo de vida, mi actitud hacia mí misma y hacia mis amigos.

Tatiana no creía que Rusia fuera a iniciar una guerra a gran escala contra Ucrania, pero cuando ocurrió, empezó a buscar formas de ayudar a los ucranianos. Creó la fundación “Madre Ucrania” en Sofía, la capital de Bulgaria, donde ayudan a los refugiados de Ucrania: apoyo psicológico, ayuda con las cosas… y se convirtió en activista de la misma.

— La gente de a pie lo trae todo. Dependemos de la gente, de los búlgaros, que nos traen todo: comida, platos y cosas.

Apoyo a los niños ucranianos en la República Checa

Antes de la guerra a gran escala, Olena Zahrebina daba clases a niños en una escuela de arte de Cherníhiv. En marzo, se evacuó a Praga y allí, en la galería AVU, comenzó a impartir talleres para los niños refugiados de Ucrania. Los peques pintan, moldean con arcilla y cantan.

Olena dice que los artistas checos tratan muy bien a los ucranianos, organizan clases específicamente para los niños ucranianos, en las que ella a veces hace de traductora. Los niños han venido de diferentes ciudades: Kyiv, Bucha, Járkiv, ciudades del centro de Ucrania y pequeños pueblos. Todos tienen historias diferentes, y Olena habla con los niños sobre sus experiencias:

— Decidí escoger a las aves como tema principal de estos talleres. Propongo a los niños hacer su propio pájaro: dibujarlo, tallarlo, crear una máscara o un disfraz entero, para que los niños sientan la alegría de vivir, que ahora les falta tanto. A pesar de que nos acogen muy bien y de que todos tenemos un muy buen refugio, seguimos necesitando estas cálidas emociones, especialmente los niños.

Al finalizar los talleres, Olena organizó la “Marcha de los Pájaros”, que significa la llegada de la primavera y el comienzo del canto de los pájaros. La idea se desarrolló en Cherníhiv: la artista reunía a los niños para que escucharan juntos a los pájaros y tocaran instrumentos musicales. Dice que les dio a todos una sensación de primavera. Y durante la guerra a gran escala, la “Marcha de los Pájaros” adquirió otro significado:

— Dado que terminamos aquí durante la guerra, quisimos añadir otro significado a esta marcha, que el pájaro es un símbolo de la paz, y nuestra marcha es una oportunidad para decir que la victoria está cada día más cerca, y que definitivamente sucederá.

Ayuda a los refugiados ucranianos en Hungría

Kostyantyn Bohorskyi vive en Hungría desde 2014. Recuerda cómo por la mañana del 24 de febrero vio las noticias sobre el bombardeo ruso de Ucrania y le entraron sudores fríos. El comienzo de la invasión rusa a gran escala fue el momento más difícil de su vida. Dejó su trabajo y empezó a ayudar a los ucranianos.

— No podía comportarme de otra manera. Tenía que ayudar porque entendía que la gente necesitaba mi ayuda.

Al principio, los húngaros ucranianos en Budapest se reunían con los refugiados en la estación de tren y ayudaban a los que huían de la guerra a gran escala, más tarde se unieron en el centro de coordinación. Los ucranianos vienen aquí y cuentan que es lo le hace falta, luego los conductores reparten a los refugiados todo lo estos necesitan; aquí mismo se recauda la ayuda humanitaria y se envía a Ucrania.

Acciones de apoyo a Ucrania en el extranjero

Es importante que el mayor número posible de personas en el extranjero conozcan la verdad sobre la invasión rusa de Ucrania, de lo contrario, los rusos promoverán sus narrativas propagandísticas. Para que este tema no desaparezca del campo informativo mundial, se llevan a cabo acciones en apoyo de Ucrania en diferentes partes del mundo. Estos eventos también suelen recaudar fondos para ayudar a los ucranianos. Anteriormente, escribimos sobre las acciones en apoyo de Mariúpol en la República Checa, Moldavia, Lituania y Austria, la conmemoración de los niños ucranianos asesinados por los rusos en Polonia, Hungría y Estados Unidos, y el apoyo informativo de los europeos en general.

Vietnam

Alina Lypovenko lleva cerca de seis años viviendo en la capital de Vietnam, Hanói. Tras la invasión a gran escala por parte de la Federación Rusa, pensó que los ucranianos en el extranjero debían ayudar a los que se están en Ucrania. Alina decidió contarle al mayor número posible de personas sobre la guerra y animarlas a ayudar a los ucranianos. Dice que la comunidad ucraniana de Vietnam es unida y amistosa, por lo que fue fácil encontrar gente y organizar eventos en apoyo de Ucrania.

El primero tuvo lugar en la Embajada de Ucrania en Hanoi. Asistieron unas 1000 personas. Compraron souvenirs y degustaron dulces preparados por los voluntarios. Los activistas recaudaron alrededor de 50 000 dólares con este evento y enviaron todo el dinero a Ucrania.

Debido a la posición neutral y a veces prorrusa de Vietnam sobre la guerra ruso-ucraniana, muchos residentes locales no pueden apoyar públicamente a Ucrania para no perder sus carreras. Por lo tanto, el siguiente evento no fue oficial; sin embargo, contó con la presencia de mucha gente: muchos de ellos han estado en Ucrania y se solidarizan con los ucranianos, ayudan con dinero, compran obras de arte de artistas ucranianos. Alina cree que estos eventos son importantes ahora:

— Mostramos como somos, de lo que somos capaces, por qué defendemos nuestro país y por qué necesitamos ayuda. Así demostramos por qué los ucranianos han de ser libres.

México

Anna Lysun ayuda a los ucranianos desde la capital de México. Recuerda como hasta el 24 de febrero, la comunidad ucraniana de la ciudad organizaba manifestaciones pacíficas exigiendo la retirada de las tropas rusas de las fronteras de Ucrania. Sin embargo, con el comienzo de la guerra a gran escala, la gente ha cambiado drásticamente.

— Los ucranianos ya no pueden salir con un cartel de “Paz para todos”. Los ucranianos pueden salir con un cartel “Victoria para Ucrania”.

Todos los domingos la comunidad organiza performances en la Ciudad de México. En una de estas, las mujeres salieron a la calle con vestidos blancos empapados en pintura roja en señal de los crímenes de guerra de los soldados rusos contra los civiles. También trajeron electrodomésticos “ensangrentados”, como símbolo de que los rusos están saqueando las casas de los ucranianos.

— A cada manifestación venían muchos medios de comunicación, salimos en las páginas de los periódicos locales, filmaron reportajes sobre nosotros.

Luego los activistas decidieron que las protestas no eran suficientes y comenzaron a recoger ayuda humanitaria. Dado que las autoridades mexicanas no permitieron la recolección de ayuda para los militares, los voluntarios ayudan a los civiles ucranianos con material médico y alimentos.

— Nuestro objetivo era mostrar a Estados Unidos lo que está sucediendo en Ucrania, que Ucrania es un país independiente y que Rusia es un agresor.

Bloqueo de la frontera entre Polonia y Bielorrusia

La activista Natalka Pánchenko, junto con personas con ideas afines, organiza manifestaciones en apoyo de Ucrania en la capital polaca. El día que comenzó la guerra a gran escala, organizaron una protesta contra la invasión cerca de la embajada rusa. Después, continuaron con acciones diarias para llamar la atención sobre la agresión rusa.

— Pedimos a la gente que trajera medicamentos. En Internet publicamos una lista de lo que hay que comprar. La gente recorrió toda Varsovia, comprando en todas las farmacias y trayéndolo en sus coches. Y los conductores salían directamente de las manifestaciones en dirección a Ucrania.

Natalka Pánchenko dice que ella y los activistas se dieron cuenta de que todo lo que viene de Europa a la Federación Rusa se importa en camiones, porque el cielo y el mar están cerrados. Por ello, en marzo, los activistas comenzaron a bloquear el paso a estos camiones en la frontera y exigieron al gobierno polaco y a las autoridades de la UE que prohibieran completamente el suministro de mercancías al país agresor.

— Me acerqué a la policía y dije que anunciamos una acción espontánea indefinida, la registré allí mismo, salí frente al camión y me quedé parada. Y así el primer camión se detuvo. Se quedó parado sólo porque tenía a gente delante.

Durante casi un mes, los activistas bloquearon la importación de mercancías de Europa a Rusia. Natalka recuerda que muchas personas de las ciudades polacas se unieron a las acciones, incluso de Ucrania. Y fue gracias a la participación masiva que los activistas tuvieron éxito: en abril se prohibió la entrada a la UE de camiones procedentes de Rusia y Bielorrusia. Los camiones que ya se encontraban en la UE estaban obligados a salir antes del 16 de abril.

— Si hubiera venido sola, parada en la frontera frente al camión, no creo que nada hubiera cambiado. No, lo hicimos nosotros. Gracias a las personas que lo dejaron todo y vinieron a la frontera. Gracias a las personas que acuden a nuestras manifestaciones. Gracias a miles de personas nuestra iniciativa se hizo ver.

Natalka está convencida de que los ucranianos deben contarle al mundo sobre la invasión rusa.

— Hay que aprovechar cualquier oportunidad para hablar de Ucrania y no dejarla pasar. Necesitamos dinamizar este espacio informativo y hacer que se llene constantemente de información sobre Ucrania.

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Marina Kulinich

Jefa de redacción:

Natalia Ponedílok

Redacción:

Anastasía Sérikova

Producción,

recopiladora de datos:

Julia Dunayevska

Cámara,

Entrevistadora,

Asistenta del productor:

Diana Stukán

Producción:

Karina Piliúgina

Olga Oborina

Locutora:

Kateryna Petrashova

Cámara:

Volodymyr Kosarevych

Taras Vynnyk

Oleksandr Tiutiunnyk

Cámara,

Entrevistador:

Mykyta Lysenko

Oleksandr Feyer

Cámara:

Halyna Nudyshchuk

Yana Opariy

Anna Lysun

Productora,

Entrevistadora:

Svetlana Shapoval

Alena Olenich

Directora de montaje:

Nadiya Melnychenko

Dirección:

Mykola Nosok

Ingeniero de sonido:

Dmytro Kutnyak

Ingeniero de sonido:

Anastasía Klymova

Edición de fotos:

Yuriy Stefaniak

Diseño de gráfica:

Kateryna Ptashka

Anastasiya Khadzhinova

Transcripción:

Olia Stuliy

Mariia Raievska

Maria Kholoshniuk

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Sabina Siechina

Redactora de la traducción:

Svitlana Kazakova