Cómo la propaganda rusa intenta desacreditar a los ucranianos

Share this...
Facebook
Twitter

La guerra entre Rusia y Ucrania comenzó 8 años antes de la invasión a gran escala, pero los antecedentes y los hechos de la agresión rusa contra Ucrania y otros estados independientes se han ido acumulando durante siglos. La guerra informativa comenzó mucho antes de que los tanques enemigos entraran en el territorio ucraniano. Las tareas clave de los propagandistas rusos son dividir a los ucranianos, inculcarles un complejo de inferioridad y desacreditarlos ante los ojos de la comunidad mundial. A partir del 24 de febrero, están trabajando con todavía más dedicación.

!
La publicación contiene enlaces a páginas rusas que se pueden ver utilizando una VPN.

Los analistas de la comunidad global OSINT de Molfar investigan activamente los crímenes de guerra rusos y refutan la propaganda rusa desde el 24 de febrero. Esta vez, han realizado una investigación para averiguar cómo los rusos tratan de manchar la reputación de los refugiados ucranianos en el extranjero, ante los ojos de las autoridades y los líderes de opinión extranjeros que apoyan a Ucrania. Aparentemente, a los propagandistas rusos les irrita mucho que Ucrania sea apoyada por varios países, sea con armas, ayuda humanitaria o información.

OSINT
De inglés Open-source intelligence es un método para recopilar y analizar información de fuentes abiertas.

El equipo de Molfar investigó los principales temas antiucranianos de la primavera-verano de 2022 en varias redes sociales y descubrió que la mayoría de ellos tienen una huella rusa.

Los investigadores rastrearon dos frases clave: “refugiados ucranianos” y “autoridades ucranianas” en Twitter, Facebook, Instagram, Vkontakte (VK) y otros recursos en ruso, inglés, alemán e italiano. Dicho análisis de contenido incluyó una revisión de la cantidad y la frecuencia de publicaciones con estas frases creadas en mayo-junio de 2022, su color emocional (neutro, negativo o positivo) y el lugar de publicación. De esa manera, los investigadores de Molfar querían descubrir las principales narrativas de la propaganda rusa en varias plataformas online. La principal herramienta para el análisis en profundidad de los datos fue el servicio Social Searcher.

¿A quién le molestan los refugiados ucranianos?

Debido a la invasión rusa, más de 14 millones de ucranianos abandonaron sus hogares. Algunos de ellos se convirtieron en desplazados internos, otros se fueron al extranjero. Por supuesto, los propagandistas rusos decidieron aprovechar este tema, porque el flujo de inmigrantes es algo que ha preocupado durante mucho tiempo a los países de la UE, y la Federación Rusa a menudo manipula este tema, usándolo como una herramienta de “influencia suave”.

Uno de los claros ejemplos es el “caso de Lisa” inventado en 2016, que fue vertido a los medios de Alemania para desacreditar a este país ante los ojos de otros países. La historia falsa trataba sobre el secuestro y la violación por parte de unos inmigrantes árabes de una niña de 13 años que provenía de una familia rusa y vivía en Berlín.

Desde el comienzo de la invasión a gran escala, los ucranianos recibieron apoyo de muchos países, que aceptaron a muchas personas y crearon condiciones especiales y varios programas para ellos. Los propagandistas rusos decidieron jugar con las emociones de ambos lados: tanto los ucranianos damnificados como los extranjeros que los acogieron.

Unos casos resonantes, que tenían que ver con los refugiados ucranianos, y también las visitas de varias celebridades a Ucrania se convirtieron en el punto de partida para efectuar el análisis de las noticias falsas rusas. Por ejemplo, la noticia de la prensa amarilla sobre la refugiada ucraniana Sofia Karkadym, la cual se evacuó de Lviv a Reino Unido y supuestamente separó a una pareja de allí. Noticias sobre la llegada de las estrellas de Hollywood Angelina Jolie a Ucrania (el 30 de abril visitó Lviv con una misión humanitaria), Ben Stiller (el 20 de junio visitó Lviv y Makariv para reunirse con los ucranianos afectados por la guerra) y Sean Penn (el 27 de junio visitó Irpín y Bucha para filmar su documental).

Resultados de la investigación

La selección de los medios que difundieron noticias negativas sobre los refugiados ucranianos fue interesante y bastante reveladora. Lo hacían medios poco conocidos y de cuestionable reputación. Entre ellos, dos editoriales estadounidenses YourTango y Mommy Page (una comunidad de madres), además, el MSN UK británico, Extra.ie de Irlanda, The Adviser austríaco, y también Pocotua y GHBase.Com de Nigeria. La audiencia de estas publicaciones es de 50 mil a 4 millones de lectores (datos de tráfico de enero a mayo de 2022). Entre ellos, no hay medios con una marca reconocida, una historia significativa o reputación comprobada, es decir, son no names. No fue posible detectar conexiones directas de estos sitios con Rusia, pero en las redes sociales sí había una huella rusa notable: allí los propagandistas estaban cumpliendo su agenda.

Hubo muchas publicaciones sobre los refugiados ucranianos en los medios de comunicación en todos los idiomas estudiados. Durante mayo-junio, la frase “refugiados ucranianos” se encontró 1 955 veces, de las cuales al menos 369 menciones (~18,87%) tenían una connotación emocional negativa.

La menor cantidad de publicaciones desacreditadoras fue en inglés (~8.4%), la mayor cantidad fue en ruso (~39.8%), italiano (~27.1%) y alemán (~24.6%). Esto es aproximadamente el % del número de publicaciones negativas analizadas, no del número total de publicaciones. Puedes encontrar más detalles respecto de la selección de las publicaciones en el siguiente enlace).

Las publicaciones en cada uno de los cuatro idiomas fueron analizadas por separado. En cada grupo, se seleccionaron las 3 principales redes sociales o medios, donde las frases de control se mencionaron con mayor frecuencia.

Es interesante que las redes sociales más populares, donde se registraron publicaciones sobre los refugiados ucranianos y las autoridades ucranianas, son Twitter (el valor promedio para las versiones en todos los idiomas es de 34.1%) y VK (26.5%). Respectivamente, la mayor cantidad de las publicaciones negativas sobre los refugiados se observó precisamente en Twitter (32%) y VK (55%). Esta elección para difundir los mensajes de propaganda parece bastante lógica: Twitter tiene un proceso de registro simplificado, es muy popular entre los extranjeros y su contenido no está tan estrictamente moderado como en Facebook o Instagram, y VK sigue siendo la red social más popular en la Federación Rusa (su audiencia mensual es de 85 millones de usuarios).

Con el fin de empeorar la actitud de Europa hacia Ucrania y el pueblo ucraniano, los propagandistas rusos tratan de manchar la imagen de los ucranianos. Por eso, no solo compran bots que difunden fakes, sino que también involucran a blogueros y líderes de opinión en la creación de contenidos. Se compilaron listas de los 10 usuarios más activos que difunden contenido negativo. Entre ellos se encuentran Alexey Petrukhin, Zakhar Prilepin, Tatiana Montyan, Yulia Vityazeva, quienes difunden narrativas a favor del Kremlin.

La mayoría de los usuarios que difundieron contenido desacreditador sobre los refugiados ucranianos eran rusos o residentes prorrusos de otros países (esto lo indica su feed en las redes sociales, que hace alarde de los símbolos de la guerra rusa: las letras “Z”, “V” y referencias a la “operación especial”, así como la participación de estas personas en las páginas públicas prorrusas). Y estos resultados no se correlacionan con el idioma de la publicación, es decir, los usuarios pueden publicar su propio contenido o hacer reposts en cualquier idioma, proclamando una posición pro-rusa.

De las publicaciones más populares, el 30,8 % pertenecía a usuarios que vivían en Rusia. No se pudo determinar la ubicación del otro 48,1%, pero el contenido de sus cuentas indica que apoyan las narrativas del Kremlin. El 21,2% restante indica diferentes ubicaciones.

De las 100 publicaciones de Twitter analizadas entre las elegidas en ruso sobre los refugiados ucranianos, el 52% de las publicaciones tienen una connotación negativa. La narrativa más popular es “los polacos ya no soportan más a los refugiados ucranianos”. Sin embargo, también se pueden ver ejemplos como “Los refugiados ucranianos pueden ser enviados a Ruanda”.

En la red social VK, que por cierto está prohibida en Ucrania desde 2017, el 68% de las publicaciones son negativas. Las tesis son más o menos las mismas: “los holandeses comenzaron a desalojar a los refugiados ucranianos de sus hogares”, “los locos refugiados ucranianos ya también cansaron a los habitantes de Polonia”, “Polonia cancela el transporte gratuito”, así como “a los refugiados ucranianos en Bélgica les exigen abandonar las casas de acogida”. Estos mensajes, los difunden los usuarios rusos y los usuarios prorrusos de otros países que no indicaron su lugar de residencia.

Como podemos ver, los propagandistas no dudan en usar un vocabulario despectivo, tergiversación de las palabras, formulaciones emocionales y manipuladoras que no se basan en hechos. Tales publicaciones presentan el problema de manera unilateral, desde una posición favorable para la Federación Rusa.

Por supuesto, a veces los propagandistas rusos trabajan con más cuidado: toman como base un caso real y agregan titulares algo emocionales. Por ejemplo, como en el caso de las noticias sobre la cancelación del transporte gratuito, a veces se suman emociones negativas a noticias reales, generalmente neutras. Esto ayuda a sembrar el pánico entre las personas vulnerables que, por diversas razones, no están preparadas para analizar críticamente la información, pero llevadas por sus sentimientos comparten rápidamente publicaciones emocionales o poco confiables.

La frase “refugiados ucranianos” en inglés en Twitter tiene solo un 10% de menciones negativas por cada 100 publicaciones. Al mismo tiempo, lo negativo se refiere principalmente a la política migratoria de los estados que reciben refugiados, y no a los propios ucranianos.

En alemán, el 32% de los mensajes de 100 menciones son negativos en Twitter. Las tesis principales son: “Lo que se mantiene en secreto en Europa. Los polacos salen a protestar a la calle contra los ucranianos” y “#Polonia #cancela #la ayuda #a los refugiados #ucranianos. Se cancelará el uso gratuito del transporte público local”. Observamos un énfasis en los mismos temas que eran relevantes en Polonia en ese momento, antes que nada, en las oportunidades para los refugiados ucranianos. Es decir, podemos ver que los propagandistas rusos llevan un buen seguimiento de la agenda en los medios y tratan de responder lo más rápido posible a los temas que más les convienen.

VK en Alemania está más centrado en Rusia: el 60% de las publicaciones tienen colores negativos. Tesis: “Europa está cansada de los ucranianos”, “los europeos expulsan a los ucranianos de sus hogares”, “Reino Unido envía a los refugiados ucranianos a Ruanda”. Es decir, ellos quieren impulsar la idea de que los ucranianos son supuestamente insolentes y se portan mal en el extranjero. También se difundió un video supuestamente de un parking polaco, donde están aparcados autos muy caros con matrículas ucranianas. La autenticidad del video no ha sido confirmada. Así es como los propagandistas rusos querían difundir la narrativa sobre el bienestar de los ucranianos, a quienes no se les debe ayudar si se evacuan a otros países de la guerra con tales fortunas. Está claro que los rusos no aceptarán una diferencia tan llamativa en el nivel de vida de los ciudadanos de la Federación Rusa y Ucrania.

La misma narrativa se difundió en VK en italiano. Twitter en italiano tiene un 42 % de publicaciones negativas por cada 100 publicaciones analizadas. Los mensajes principales son casi idénticos: “Polacos contra ucranianos” y “Refugiados ucranianos en Polonia con automóviles caros”. Por cierto, la Federación Rusa tiene áreas de influencia bastante poderosas en Italia: algunas fuerzas políticas simpatizan abiertamente con el país agresor y lo apoyan, muchas instituciones culturales promueven narrativas a favor del Kremlin y los italianos reconocen a Putin como un héroe y líder fuerte.

Autoridades ucranianas y celebridades “compradas”

La “incompetencia” de las autoridades ucranianas es otro tema que la propaganda rusa intenta promover. Esta es una de las tesis clave de los altos funcionarios rusos, que es recogida y reproducida por sus medios. Destruir el estado ucraniano es el objetivo no disimulado del país agresor. Por lo tanto, apelar a las crisis internas en Ucrania, difundir fakes y traiciones es una forma muy conveniente de destruir el país desde dentro, con las manos de los propios ucranianos.

Junto con esto, los propagandistas rusos no evitan los intentos de devaluar los esfuerzos de las celebridades de diversos campos de actividad, quienes siempre muestran un apoyo simbólico o financiero a Ucrania y los ucranianos afectados por la guerra. Las burlas y los fakes absurdos son una reacción típica de los rusos, quienes obviamente no pueden reaccionar con calma ante tal atención de las estrellas extranjeras a Ucrania.

Resultados de la investigación

Los artículos sobre las autoridades ucranianas han sido compartidos mucho menos que sobre los refugiados. Si de 100 publicaciones de Twitter en ruso sobre el gobierno, solo 9 fueron negativas, en el caso del tema de los refugiados, hubo hasta 52 publicaciones de este tipo. Parece que es más fácil y agradable para los rusos criticar a los simples ucranianos que al gobierno ucraniano. El tema de los refugiados es más cercano a ellos y les duele (no en el sentido de empatía, por supuesto).

La frase “gobierno ucraniano” apareció 401 veces en los medios, de las cuales solo el 2,2% de las publicaciones en Twitter (publicación de materiales de los medios en esta plataforma) fueron negativas y pertenecieron a los usuarios prorrusos. Las narrativas principales son: “los ucranianos fascistas entregan Donbás”, “el propio gobierno ucraniano comenzó a bombardear sus ciudades” y “el gobierno ucraniano miente y difunde fakes”. Los ejemplos muestran dos tendencias invariables: los representantes de la Federación Rusa continúan culpando de sus crímenes a los ucranianos, y al mismo tiempo se refieren de manera despectiva a los ucranianos.

Los propagandistas rusos “destacaron” dos veces el tema de la llegada de estrellas de Hollywood a Ucrania: tanto para difundir historias desacreditadoras sobre los refugiados ucranianos como sobre el gobierno ucraniano. En particular, la visita de Angelina Jolie a Lviv se discutió activamente en VK. También hablaron sobre el hecho de que: “los dueños de la panadería de Lviv pusieron a la venta el inodoro en el que se sentó Angelina Jolie”, “los dueños de la panadería de Lviv pusieron a la venta el croissant que Jolie no terminó”, “Jolie prometió adoptar niños ucranianos, pero después dejó de responder”. Todo esto es, por supuesto, un montaje, cuyo propósito es menospreciar el apoyo y la ayuda a Ucrania de las estrellas con nombre mundial.

También utilizaron la narrativa de las “naciones hermanas”, que los usuarios de las redes sociales envuelven en las siguientes frases: “desde hace ocho años, mi gente está matando a mi gente”. O, por el contrario, difunden mensajes absurdos en los que Ucrania es “una familia de sharovars (pantalones ucranianos tradicionales. — Ed.), kizyaks (excrementos de animales. — Ed.) y el hopak de combate (baile tradicional ucraniano. — Ed.)”.

La visita del Embajador de Buena Voluntad de la ONU Ben Stiller para reunirse con las víctimas de la guerra de Ucrania en Lviv y Makáriv se discutió sin tesis específicas, pero el 10% de las publicaciones en VK tienen un matiz negativo, en particular, expresan desprecio por el actor y ridiculizan sus intenciones (1, 2, 3, 4, 5, 6). De la misma manera, Twitter y VK hablaron sobre la visita del actor y director de cine estadounidense Sean Penn (1, 2). Y la conclusión, a la que llegaron finalmente, fue que todas las celebridades que vienen a Ucrania ahora están “compradas”, y realmente no les importa el destino de Ucrania. Los comentaristas, por supuesto, no aportan ninguna prueba sobre el interés mercantil de las estrellas. En cambio, las celebridades continúan visitando Ucrania y cuentan a sus seguidores la verdad sobre la guerra, independientemente de sus misiones humanitarias y obligaciones con la ONU.

Uno de los objetivos de la propaganda rusa es manchar de alguna manera la imagen del gobierno ucraniano. Por lo tanto, entre los bloggers y líderes de opinión prorrusos, hay publicaciones de broma que, a primera vista, parecen inocentes, como una publicación con imágenes de la serie “El servidor del pueblo” en la página del bloguero Alexey Petrukhin. Sin embargo, están diseñados para humillar y ridiculizar a las autoridades ucranianas, distorsionando los hechos y el contenido original del mensaje. En particular, en este caso, el bloguero utiliza tomas sin contexto, mezclando las imágenes del presidente serial Goloboródko y el verdadero jefe de estado actual de Ucrania, Volodymyr Zelénskyi. Tales narrativas son una continuación de la propaganda que llama a las autoridades ucranianas “una banda de drogadictos y neonazis”.

Otro objetivo de los propagandistas es convencer a la mayor cantidad de gente posible de que el “Occidente colectivo” tiene la culpa de la guerra (a la que todavía llaman “operación especial”). Así es como cambian el enfoque: la guerra parece estar ocurriendo no entre Rusia y Ucrania, sino entre Rusia y los países occidentales, que están amenazando el futuro del “gran estado”, es decir, la Federación Rusa está tratando de ocultar su posición de atacante detrás de una posición de víctima.

En primer lugar, esta narrativa es una forma de humillar a Ucrania, de mostrar que es un “país sin valor”, “insuficiente” (1, 2) y que, de hecho, la guerra se está librando con un oponente “más respetable”. En segundo lugar, así es como Rusia trata de quitarse su responsabilidad y la culpa por los crímenes de guerra cometidos en el territorio de Ucrania y blanquear su reputación frente a su pueblo (1, 2, 3). Es por eso que muchos blogueros y líderes de opinión rusos tienen publicaciones como “el Occidente tiene toda la culpa” y un sinfín de intentos de justificar la invasión rusa de Ucrania.

Todo esto demuestra una vez más que en las guerras híbridas el enfrentamiento se produce simultáneamente en varios frentes. Y la lucha informativa tiene una influencia considerable en la perspectiva a corto y largo plazo. Y aunque es mucho más difícil comprobar la información en tiempos de guerra que en tiempos de paz, vale la pena recordar la higiene básica de la información. Lee solo fuentes verificadas y autorizadas, no difundas mensajes anónimos (y, en general, no comportas publicaciones y noticias en las que no confíes) y piensa críticamente sobre lo que ves en los medios y las redes sociales. Difundir mensajes falsos y emocionales sin hechos verificados es una ayuda directa para la maquinaria propagandística del enemigo. Evita hacer reposts irreflexivos y febriles y el consumo descontrolado de las noticias. De esta manera, no sólo preservarás tu propia salud mental, sino que también ayudarás a nuestra victoria común.

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Oleksandra Vlasyuk

Jefa de redacción:

Natalia Ponedílok

Redacción:

Ania Yábluchna

recopiladora de datos:

Artiom Starosek

Daria Verbytska

Edición de fotos:

Yuriy Stefaniak

Diseño de gráfica:

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Natalia Komar

Redactora de la traducción:

Nadiia Vasylchenko

Svitlana Kazakova