Share this...
Facebook
Twitter

La Federación Rusa ha demostrado que no planea acatar las reglas de guerra establecidas por el derecho internacional. Además de bombardear barrios residenciales e infraestructura civil, las tropas rusas amenazaron la seguridad internacional y recurren al terrorismo nuclear.

E l 24 de febrero, las tropas del invasor tomaron el control de la planta de energía nuclear de Chernóbyl, que incluye tres unidades no operativas, un sarcófago sobre la unidad destruida y una instalación de almacenamiento de combustible nuclear gastado. El personal de la estación es mantenido como rehenes, la gente está exhausta ya que no se permite la rotación.

El 9 de marzo, el OIEA (Centro Internacional para la Cooperación Nuclear) anunció que no tenía conexión con su equipo de monitoreo, que garantiza que todos los materiales nucleares de Chernóbyl están en su lugar. El 9 de marzo (y el 14 por segunda vez), como resultado de las acciones de los ocupantes, la planta de energía nuclear de Chernóbyl quedó completamente desenergizada y, al principio, el enemigo no permitía que los empleados de Ukrenergo repararan las líneas de alto voltaje. Según los datos de Energoatom, las consecuencias podrían haber sido catastróficas, ya que los sistemas de refrigeración no funcionan sin electricidad. En consecuencia, el combustible nuclear gastado podría comenzar a calentarse y emitir sustancias radiactivas, la nube con las cuales podría llegar a territorios de los países vecinos. Si por acciones de guerra sucede un incendio en la instalación, en caso de un corte de energía, el sistema de extinción de incendios no funcionará, lo que también será una catástrofe. El 13 y 15 de marzo, gracias a los esfuerzos de los reparadores ucranianos, se restableció el suministro de energía a la central nuclear de Chernóbyl.

Por la noche del 4 de marzo, las tropas del invasor con unas 100 unidades de equipo pesado irrumpieron en Energodar y dispararon contra la central nuclear de Zaporiyia, los edificios administrativos y la infraestructura, destrozando el ala de estudios y entrenamiento, apuntando a la unidad de potencia y dañando el paso elevado de suministro de calor a Energodar. Durante mucho tiempo, las tropas rusas no permitían a los bomberos apagar el fuego en el edificio administrativo.

La central nuclear de Zaporiyia es la más grande de Europa: su capacidad total instalada es de 6.000 MW. Aunque la central nuclear de Zaporiyia opera de acuerdo con los estándares de seguridad modernos, en caso de acciones de guerra existen riesgos de radiación y catástrofe ambiental. A día del 15 de marzo, el enemigo continúa controlando la estación y la empresa operadora no puede verificar la situación nuclear y la situación de radiación en la estación.

El mundo entero recuerda la magnitud del accidente de Chernóbyl de 1986. Entonces, los efectos de la radiación se extendieron a 200 mil km22, significativa contaminación se extendió al territorio de Bielorrusia y Rusia. Se vieron afectados también los países de Europa Central, las penínsulas escandinavas y balcánicas. Al mismo tiempo, una unidad de energía resultó dañada, mientras que en la central nuclear de Zaporiyia igual a esos bloques hay seis. Las consecuencias del manejo no profesional de las unidades de reactor son difíciles de predecir. Al mismo tiempo, los empleados de la central nuclear de Zaporiyia, son secuestrados como rehenes, torturados y agotados física y psicológicamente. El 14 de marzo, Energoatom informó que los militares rusos han detonado parte de las municiones justo en el sitio de la central nuclear incautada de Zaporiyia.

Otro aspecto más de riesgo es el combustible nuclear gastado, 150 contenedores del cual se almacenan en el territorio de la central. Si un proyectil golpea la instalación de almacenamiento, podría provocar una liberación radiactiva y una catástrofe ecológica.

La Oficina del Fiscal General de Ucrania ha iniciado procedimientos bajo el artículo “ecocidio” sobre las acciones de Rusia en las centrales nucleares de Chernòbyl y Zaporiyia.

Ecocidio
La destrucción masiva de la flora y fauna, envenenamiento de la atmósfera o de los recursos hídricos, así como otras acciones que pueden ocasionar una catástrofe ambiental. Una forma particularmente grave de ecocidio es la violación del hábitat humano como resultado de las acciones de guerra.

El 6 y 10 de marzo, los ocupantes rusos dispararon con sistemas de lanzacohetes múltiple “Grad” contra el Instituto de Física y Tecnología de Kharkiv, que alberga una instalación nuclear cargada con 37 elementos de combustible nuclear. Los daños a las instalaciones o a los materiales nucleares también pueden dar lugar a emisiones radiactivas.

El 11 de marzo, la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania anunció que el presidente de la Federación Rusa había ordenado la preparación de un ataque terrorista en la central nuclear de Chernóbyl. Las tropas rusas que controlan la planta de energía nuclear planean crear una catástrofe artificial, cuya responsabilidad pondrán sobre Ucrania.

Tales eventos demuestran que Rusia no rehuye ningún medio para lograr su objetivo. Rusia está literalmente utilizando las plantas de energía nuclear como arma, creando una amenaza de catástrofe nuclear para chantajear al mundo entero. Los invasores están convirtiendo las plantas de energía nuclear en instalaciones militares, bombardeándolas y colocando armas pesadas en su territorio. Según la terminología estatal desarrollada con el apoyo de la OSCE, tales acciones pueden clasificarse como actos de terrorismo nuclear.

El 3 de marzo, la OIEA adoptó una resolución condenando las acciones de Rusia en Ucrania, incluida la toma de la central nuclear de Chernòbyl por parte de las tropas rusas. Sin embargo, para detener el terrorismo nuclear, la comunidad internacional debe actuar con más decisión, ya que se trata de una amenaza directa para la seguridad ambiental de la región y del mundo en general. Uno de los objetivos clave del OIEA es evitar el uso del átomo como arma y, por primera vez en su historia, un estado miembro ha atacado las instalaciones nucleares de otro estado miembro. La Organización Popular y los países del “club nuclear” deben promover de inmediato la introducción de cielos cerrados sobre Ucrania, en particular para proteger la infraestructura crítica.

Club nuclear
El nombre no oficial de un grupo de países con armas nucleares.
El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Darina Kulaga

Redacción:

Natalia Ponedílok

Edición de fotos:

Yuriy Stefaniak

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Svitlana Kazakova