Share this...
Facebook
Twitter

«El peligro (del uso de armas nucleares) es serio, es real, no debe subestimarse», tales señales envía Rusia al mundo a través de la voz de su Ministro de Relaciones Exteriores en la noche del 26 de abril de 2022. Este mismo día, hace 36 años, tuvo lugar la mayor catástrofe tecnológica en la historia de la humanidad: la explosión en la planta de energía nuclear de Chornóbil. El 26 de abril de 1986 cambió la vida de toda una generación, hizo que la ciudad de Prípiat y la zona de 30 kilómetros a su alrededor fueran radiactivas durante miles de años y aceleró el colapso de la Unión Soviética. Este desastre cobró la vida de miles de personas y afectó la vida de millones.

Cada año, el 26 de abril, esta tragedia se conmemora con una acción simbólica. Los miembros de la ONG internacional «Centro PRÍPIAT.com» encendían tantas velas en el centro de Prípiat, como la cantidad de años que han pasado desde el accidente de Chornóbil. Personas de todo el mundo podían apoyar este flashmob desde sus casas. Cada nueva vela fue el testimonio de otro año de asimilación de las lecciones de esta tragedia.

Sin embargo, este año todo es diferente.

Con el comienzo de la invasión a gran escala, el ejército ruso está creando una amenaza para las instalaciones nucleares en Ucrania: disparando a las plantas de energía nuclear, destruyendo instalaciones de almacenamiento de residuos nucleares, etc. La central de Chornóbil, que había estado bajo la ocupación rusa durante más de un mes, estuvo completamente desenergizada durante varios días en marzo debido a las acciones del ejército ruso. Esto generó una amenaza de fuga de sustancias radiactivas al medio ambiente debido al cierre del sistema de enfriamiento de la instalación de almacenamiento de desechos nucleares.

El 6 y el 10 de marzo, los invasores dispararon contra el área de Pyatihatka, donde se encuentra el Instituto de Física y Tecnología de Kharkiv, y desenergización la unidad de investigación nuclear subcrítica «Dzherelo Neutroniv». El 16 de abril, tres misiles rusos pudieron impactar en el reactor nuclear de la central nuclear de Pivdennoukrainsk. El 25 de abril, se detectaron dos misiles de crucero rusos en una proximidad crítica a las instalaciones nucleares de CN de Jmelnitski.

El 4 de abril dispararon contra los edificios y bloques de la central más grande de Europa, CN de Zaporiyia. La planta de energía nuclear más grande de Europa se encuentra actualmente bajo la ocupación rusa. En medio de la zona de servicio de la central, los ocupantes almacenan equipos pesados y municiones, de hecho, están convirtiendo la estación en una base militar y aterrorizando al personal de la central y a la población de la ciudad satélite.

Y en la noche del 26 de abril, dos misiles de crucero rusos sobrevolaron la estación a baja altura, cerca de Zaporiyia.

A día del 31 de marzo, parte del área de Chornóbil está destruida y los ocupantes rusos han borrado literalmente los resultados del trabajo de decenas de miles de personas. Al parecer, mucha gente todavía no ha sacado conclusiones necesarias a raíz de la catástrofe de 1986. Por eso, este año en la frontera de la Zona (porque la entrada a la misma sigue cerrada) la cuenta empieza desde cero, encendiendo solo una vela la noche del 26 de abril.

Hoy, los rusos pueden (y parece buscar) crear un desastre tecnológico aún mayor en el territorio de Ucrania. Atacando las instalaciones nucleares de Ucrania y extorsionando con una guerra nuclear, Rusia amenaza al mundo entero.

En 1986, muchos ucranianos sacrificaron su salud, participaron en la liquidación de las secuelas del accidente en la central nuclear de Chornóbil. Hoy, los ucranianos tienen que arriesgar sus vidas nuevamente para frenar al estado terrorista y a su ejército, que ya ha tocado fondo con los crímenes nucleares y no planea detenerse. El mundo entero puede y debe detener a Rusia.

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Natalia Ponedílok

Redacción:

Yevgenia Sapóshnykova

Edición de fotos:

Yuriy Stefaniak

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Yelena K. Sayko

Svitlana Kazakova