Share this...
Facebook
Twitter

Voces de la ocupación es una serie de historias de personas que vivieron bajo la ocupación y lograron salir. Esta es la historia de Illya, un estudiante graduado en filosofía, fotógrafo y tatuador, que logró evacuarse del Izium, temporalmente ocupado, gracias a la leyenda de la novia embarazada.

La ciudad de Izium en la región de Slobozhánshchyna, se encuentra en la carretera de importancia internacional que conecta Járkiv con Slovyansk, Bájmut y otros asentamientos de Donechchyna. Es por eso que a veces se le llama “la llave a Donbás”. A finales de febrero, poco después del inicio de la invasión rusa a gran escala, comenzaron los combates por la ciudad. Izum, donde vivían casi 50 mil personas antes de la guerra, fue prácticamente borrada de la faz de la tierra. La ciudad ha estado ocupada por los rusos desde principios de abril, y la lucha por esta región no se detiene. Durante este tiempo, los residentes locales intentan desesperadamente salir de la ciudad: a través de los campos minados, nadando, a pie o por cualquier otro medio.

Illya nació en Izium y vivió los últimos seis años en Kyiv, donde estudió y trabajó. Su vida en general está llena de actividades científicas, educativas y culturales. A finales de 2021, junto con su novia, fue a ver a sus padres a Izium. Allí quedaron atrapados por la guerra a gran escala de Rusia contra Ucrania, y al final terminaron bajo ocupación. “¡Me retrasé un poco!” — dice el hombre. Pero la familia logró evacuarse, regresaron a la capital sólo el 5 de mayo de 2022.

El comienzo de la guerra en Izium

En la noche del 24 de febrero, Illya habló durante mucho tiempo con su amiga de Járkiv. A las 5 de la mañana ella le informó que los rusos ya habían comenzado a bombardear su ciudad y que ya había enfrentamientos en la carretera del distrito. Al principio, el hombre no creía en esto, pero alrededor de las 6 aparecieron las primeras declaraciones oficiales sobre la invasión a gran escala de la Federación Rusa en Ucrania.

— El 23 de febrero, en pleno centro de Izium, hablamos sobre si es posible una gran guerra convencional (en Europa. — Ed.), lo que no ha sucedido desde el conflicto de Yugoslavia (desde finales del siglo XX, la mayoría de los conflictos han tenido una naturaleza híbrida.— Ed.). Éramos muy escépticos al respecto. Suponíamos que podía ocurrir, que había que prepararse, pero queríamos asegurarnos de que era imposible.

Guerra convencional (tradicional)
Una forma de guerra librada usando armas convencionales y tácticas militares entre dos o más estados en confrontación abierta.

En los primeros días de la invasión, no pasaba nada en Izium. La ciudad simplemente “se extinguió”, dice Illya: las tiendas, las gasolineras y los cajeros automáticos no funcionaban.

— No pasa nada y uno no entiende cómo comportarse.

El 28 de febrero, el ejército ruso bombardeó la ciudad por primera vez. Y a principios de marzo, una FAB-500 (bomba aérea de 500 kg. — Ed.), que no explotó, cayó en la calle contigua a la que vivía Illya. Izium está dividido por la mitad por el Síversky Donets. En ese momento, en el lado norte, en dirección a Járkiv, las tropas rusas ya estaban de pie.

— Había un camino hacia la salida — en dirección a Kramatorsk (hacia el sur. — Ed.). Aproximadamente un día después de nuestras discusiones sobre la salida, explotaron los puentes, y desde la parte norte de la ciudad donde vivíamos, no había posibilidad de salir, o tal vez no conocíamos ninguna. Es decir, queríamos irnos en la primera semana, pero como explotaron los puentes, se nos hizo tarde.

La situación se estaba volviendo más difícil: desde el 4 de marzo, el suministro de gas se cortó debido al bombardeo enemigo. En dos días más, también se cortó la electricidad y el Internet, la ciudad estaba aislada de todo. El 10 de marzo, Illya vio el tricolor ruso bajo su ventana: para entonces, los ocupantes ya habían entrado en la ciudad desde el norte y comenzaron los combates activos por otra parte de Izium, cuenta el hombre. Los combates en la ciudad continuaron hasta finales de marzo y el 1 de abril, la ciudad quedó bajo el control temporal de los ocupantes rusos.

La vida bajo la ocupación

El mayor número de misiles rusos de todas las ciudades ucranianas se disparó contra Izium, dijo en julio el secretario del NSDC, Oleksiy Danilov. Al 25 de mayo, más del 80% de la infraestructura residencial de la ciudad ha sido destruida, dijo Maksym Strélnyk, miembro del Ayuntamiento de Izium.

Durante el primer mes y medio de la guerra a gran escala, a la ciudad no llegó ninguna ayuda humanitaria. El enemigo bombardeó insidiosamente la carretera a Slovyansk, y los ocupantes controlaban la carretera de Járkiv. No fue posible entregar alimentos y medicinas, ni sacar a la gente de manera organizada. Sin embargo, la familia de Illya, afortunadamente, tenía provisiones de alimentos para más de un mes.

— Las personas que estaban bajo constante bombardeo, cuyas casas fueron destruidas, vivían en grandes penurias. Sobrevivieron de la comida que preservaron en latas o de lo que encontraron en los apartamentos abandonados. Buscaron comida donde pudieron, no para saquear o revender, sino para sobrevivir.

Más tarde, la gente comenzó a traer algunos productos de Kupyansk temporalmente ocupado o de Rusia, pero esos productos eran de baja calidad. Probablemente se trataba de productos de ayuda humanitaria (cereales, leche, productos enlatados), cree Illya.

No había refugio cerca de la casa de Illya, debido a que las aguas subterráneas en su zona son altas, por lo que es imposible hacer excavaciones (sótanos, refugios, refugios antiaéreos). Durante todo el tiempo que la familia estuvo en Izium, se escondieron en su propia casa, durante los bombardeos, en un corredor detrás de dos paredes. “Decidimos que era mejor que nada”, dice el hombre.

Durante la ocupación, comenzaron a aparecer folletos divertidos en la ciudad, estilísticamente bastante superficiales: diferentes tipos de letra, dibujos, resaltados, describe Illya. Más tarde, los ocupantes comenzaron a publicar periódicos rusos en Izium e intentaron lanzar su transmisión de radio. El hombre lo escuchó durante tres días, pero luego la señal desapareció.

— No había operadores de comunicación. Y por lo que sé, todavía no hay cobertura, ni comunicación, ni Internet. Para hacer una llamada, la gente va o bien a la montaña Kremianets en Izium, o bien sale de la ciudad por unos 30-35 kilómetros. Allí ya han calculado los lugares donde pilla la conexión.

Durante el mes de abril, la electricidad apareció sólo dos o tres veces. No había agua ni gas. Con el tiempo, se hizo algo más fácil, porque ya no había temperaturas bajo cero. Por aquel entonces, ya no se necesitaba leña para calentar la casa.

Al 25 de julio, intentaron restaurar el suministro eléctrico en Izium, pero sin éxito: la luz apareció como mucho dos o tres horas al día. Según el alcalde de Izium, Valeiry Marchenko, no hay gas en la ciudad e Izium se quedará sin calefacción en la próxima temporada de calefacción.

Encarcelamiento por un tatuaje con simbólica ucraniana

A finales de marzo, Illya vio la columna destruida de los ocupantes rusos. Entonces decidió salir de casa con su padre para averiguar qué estaba pasando en la ciudad.

— Durante las tres primeras semanas de la fase activa, no salí en absoluto, no sabía qué día era hoy y ni siquiera sabía si Ucrania seguía existiendo. No tienes ninguna información y simplemente decides salir para averiguar qué está pasando y hasta qué punto estaba destruida la ciudad.

Casi en el centro de Izium, los hombres fueron detenidos en un puesto de control. Los militares rusos los interrogaron durante mucho tiempo: quiénes son, adónde van, si hicieron el servicio militar, si tienen tatuajes. Es por eso que los ocupantes desnudaron a Illya y vieron un dibujo en su cuerpo:

— En mi caso, les costó identificar mi tatuaje, sólo entendieron una parte. Pero si uno tiene un tatuaje con un símbolo o sentido ucraniano, le encarcelan. Conozco un caso en el que un chico fue encarcelado por un tatuaje con una frase en ucraniano.

Durante el interrogatorio, los militares le quitaron el teléfono a Illya, pero solo revisaron los mensajes y Viber. No miraron nada de lo que podría servir como motivo de encarcelamiento:

— Lo explico por el hecho de que no saben usar la tecnología, que simplemente no lo revisaron por su incapacidad. Pero esta información podría ser una resonancia para mi encarcelamiento.

“Los nuestros se lo han ganado”, dijo el monje-colaborador

Antes de la guerra a gran escala, Illya conoció a un monje del monasterio de hombres en honor al ícono de Pishchan de la Madre de Dios (pertenece a la Iglesia Ortodoxa Rusa) en Izium. A finales de enero, el hombre acudió a aquella zona para hacer fotografías. Allí se encontraron y hablaron de todo tipo de cosas. Luego, la conversación giró en torno a la agresión militar de Rusia. Illya le preguntó al monje qué opinaba la iglesia sobre la guerra en el este de Ucrania. Él respondió que no comentan esta situación: “La guerra y la iglesia van por separado”.

La siguiente vez que se reunieron fue a finales de marzo, tras el comienzo de la invasión rusa de Ucrania a gran escala. Hay un pozo en el territorio del monasterio, Illya fue allí para recolectar agua potable. Había una guardia constante: 3-5 soldados rusos y un médico. El monje vio a Illya y se sorprendió mucho de qué se quedará aquí (en Izum. — Ed.) y le dijo: “Mi marginal está vivo. Si necesitas algo, ven, te ayudaré”.

— El domingo de Ramos, acudí a él porque intentaba encontrar comida para mi perro. Era una situación crítica, ya que nuestro perro se negaba a comer todo lo que teníamos. Acudí al monje porque había rumores de que los voluntarios rusos también traían ayuda humanitaria para los animales. Me dijo que lo encontraría.

El monje ayudó. Pero Illya tenía preguntas que le interesaban mucho. Y el hombre le preguntó al monje cómo podía comentar los acontecimientos actuales en Ucrania.

— Al principio estaba un poco confundido, y luego dijo: “Los nuestros se lo han ganado”. Y me hizo la misma pregunta. Miré a los soldados que nos rodeaban y pensé que no respondería nada. Pensé que igual él sabe cual es mi carrera y cuál es mi posición. Es decir, la iglesia, como de costumbre, estaba mintiendo.

La leyenda para huir

A principios de abril, algunas personas comenzaron a traer productos alimenticios a Izum desde el territorio controlado por Ucrania. Gracias a estas personas, la familia se enteró de cuál era la mejor ruta actual para la evacuación: la carretera a Kyiv. El 30 de abril, decidieron abandonar la ciudad ocupada. Illya logró captar la radio ucraniana, para poder recibir información de vez en cuando. Esto fue lo que motivó a la familia a marcharse.

La ruta iba primero de Izium a Balakliya. El viaje duró unas cinco horas. En el puesto de control del primer asentamiento hubo inspecciones e interrogatorios bastante estrictos por parte de los ocupantes, recuerda Illya:

— Me llevé varios portátiles, una cámara y un equipo de tatuaje. Pensé que les interesaría más la cámara, pero no. Se interesaron por el equipo de tatuaje con las palabras: “No sólo estás arruinando tu piel, también estás arruinando la de otras personas”.

Balakliya, ocupada desde marzo, se convirtió en la ciudad más problemática para el paso, ya que los soldados rusos no la dejaron salir. Sólo se podía entrar en la ciudad con un permiso de residencia local o si se conocía a alguien allí:

— Nosotros no teníamos nada de eso. Nos inventamos la leyenda de que mi novia está en su sexto mes de embarazo y tenemos que llegar al hospital. Para poder entrar en la ciudad, nos acordamos de una persona que vivía con mi novia en el sótano. Estaba registrada en Balaklia. La novia nombró la dirección de la persona. Los rusos cogieron los documentos, subieron al coche y dijeron que nos acompañarían. Entendimos que la situación era un poco difícil. No sabíamos a dónde ir, así que fuimos a la ciudad a preguntar a los lugareños.

Los ocupantes vieron que esa calle existía realmente, dejaron marchar a la familia y volvieron al primer puesto de control. Durante la conversación, los militares se dieron cuenta de que algunas de las pruebas no coincidían con la leyenda.

— Pasé cerca de media hora en el puesto de control, hablando con ellos sobre el tema. Finalmente, nos dieron un permiso y nos dijeron que no nos detuviéramos durante el recorrido por la ciudad. No sé por qué sucedió esto, porque antes no se observaba ningún tipo de humanidad en ellos.

El primer día, la familia se detuvo en la ciudad de Pervomaiskyi controlada por Ucrania (a 90 km de Izium), donde los recibieron, les dieron de comer y les proporcionaron todo lo que necesitaban. Pasaron la noche allí, y al día siguiente se dirigieron a Kyiv.

Desde entonces hasta ahora, Izium ha sido bombardeada periódicamente. La ayuda humanitaria se da sólo a las personas que no pueden trabajar. Y solo hay un trabajo: limpiar los escombros tras los bombardeos. Al principio, los ocupantes distribuían la ayuda a todo el mundo, ahora solo a las personas socialmente vulnerables, dice Illya. Los precios en las tiendas están subiendo, el curso de cambio del rublo a la grivna es de 1:1.

— El comercio no se enfoca a la gente local, sino a los militares con dinero. Para sacar efectivo de las tarjetas, la gente va a Svatove, la comisión es del 15% al ​​30% del monto.

Para algunos, lo más aterrador y difícil de la ocupación es oír los aviones y misiles que les sobrevuelan, pero para Illya es la falta de información:

— Porque no entiendes si tienes que hacer algo o no. Si Ucrania sigue existiendo o no. Porque ahí pierdes la conexión con la realidad.

Para aquellos que aún viven bajo la ocupación, Illya aconseja minimizar la comunicación con los ocupantes y evitar caminar por las calles durante el toque de queda. “Esto salvará vidas en la mayoría de los casos”, dice el chico. Aunque el propio Illya no tuvo la oportunidad de hacer nada debido a la falta de comunicación e Internet, aconseja ayudar a los demás, ser voluntario si es posible:

— Cuando haces algo, muestras tu propia voluntad y elección. No eres un cobarde rastrero. Y entiendes que puedes influir en algo.

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Vladyslava Kritska

Redacción:

Natalia Ponedílok

Corrector:

Olena Logvynenko

Entrevistadora:

Jrystyna Kulakovska

Edición de fotos:

Yuriy Stefaniak

Diseño de gráfica,

Autora de la portada:

Anastasiya Khadzhinova

Transcripción:

Román Azhniuk

Transcripción:

Natalia Yarova

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Natalia Komar

Redactora de la traducción:

Svitlana Kazakova