Share this...
Facebook
Twitter

Cultura siempre ha servido como arma para Rusia. Y si antes se promovía activamente el desacreditado por completo ahora narrativo sobre “pueblos fraternos”, pues en 2022 Putin comenzó a expresarse de manera absolutamente absurda: por lo visto, Ucrania moderna fue creada por Rusia. Propaganda de la Federación Rusa trabaja en todos frentes, utilizando como herramientas a la lengua, la religión, la educación.

Con el comienzo de la invasión a gran escala, Ucrania no solamente continuó boicoteando la cultura rusa en su territorio, sino que también llama al mundo entero a unirse a este boicot. Figuras culturales de Ucrania se han dirigido hacia sus colegas y compañeros internacionales pidiendo firmar una petición sobre las sanciones culturales contra Rusia. Numerosas instituciones artísticas, culturales, plataformas de streaming, exposiciones y festivales por todo el mundo ya han anunciado el cese de cualquier colaboración con el país agresor.

Ámbito editorial

El Instituto Ucraniano del Libro, PEN Club de Ucrania, el Arsenal del Libro, y Bookforum Lviv pidieron a la comunidad mundial del libro bloquear cualquier colaboración con Rusia en el ámbito editorial: desde cancelación de participación de editoriales, centros de cultura y autores rusos en exhibiciones y festivales hasta paro de distribución de libros de autores rusos en todas plataformas disponibles.

Las más importantes cadenas de librerías — Yakaboo, Librería «Ye», «Club de pasatiempo familiar» — han roto su colaboración con editoriales rusas. Algunas de ellas ya han informado de expulsión de la venta de cualquier producto del país ocupante, como también hicieron significantes donaciones para apoyar a las Fuerzas Armadas de Ucrania. La sociedad ucraniana de editores de cómics ha instado a no comprar y no vender los cómics rusos, parar cualquiera colaboración con la Federación Rusa. Para consolidar esta tendencia a nivel nacional, a principios de marzo el Comité Nacional de Televisión y Radio de Ucrania ha prohibido por completo la importación de cualquier producto editorial a Ucrania desde el territorio de Rusia.

Las ferias del libro más grandes del mundo niegan la presencia de Rusia con su puesto nacional. Esta decisión ha tomado ya la Feria del Libro de Frankfurt, que es el acontecimiento clave en el mundo del libro. Esta posición fue también apoyada por la Feria del Libro de Bolonia.

Algunos literarios, como el mundialmente famoso escritor americano Stephen King, han anunciado que no firmarán nuevos contratos con editoriales rusas.

Música

El servicio de audio online Spotify anunció el cierre de su oficina en Rusia, y luego dejó de vender suscripciones Prémium por la salida del país de los proveedores de pago.

Rusia fue expulsada del Festival de la Canción de Eurovisión 2022 por su agresión contra Ucrania. Telecompañía YLE de Finlandia llamó a la Unión Europea de Radiodifusión (EBU) a hacerlo.

Las estrellas mundiales apoyan a Ucrania y se fascinan con la firmeza de los ucranianos. Madonna, Paul McCartney, Lady Gaga, Tom Odell, Yannis Philippakis (el líder de Foals) y otros instan a Putin detener la guerra. Muchos cantantes y grupos ya han cancelado sus conciertos planeados en la Federación Rusa, concretamente Imagine Dragons, Iggy Pop, Brainstorm, Green Day, The Neighborhood, Tommy Genesis, Franz Ferdinand, Apashe, Foals, The Killers.

También empezaron los problemas para figuras de música rusas, que tenían planeadas actuaciones en el extranjero. Dirigente ruso Valériy Gergíev, quien apoya al régimen de Putin y firmaba la carta de apoyo a la anexión de Crimea, ha perdido el contrato sobre una serie de conciertos en una de las salas más prestigiosas del mundo, Carnegie Hall. Actuaciones del pianista ruso Denís Matsúiev también fueron suspendidas.

Teatro y cine

La Asociación de Industria Cinematográfica de Ucrania llamó a boicotear las películas rusas. La combinatoria fue apoyada por la Academia de Cine Europeo, excluyendo las películas rusas de los Premios del Cine Europeo de este año. FIPRESCI (Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica) en respuesta a la carta de críticos de cine ucranianos, ha informado, que sus miembros no participarán en festivales en territorio de Rusia y en aquellos organizados por este país.

Decenas de instituciones culturales están rompiendo por completo la colaboración con la Federación Rusa: el prominente teatro americano Ópera Metropolitana y la Royal Opera House de Londres, el Teatro Nacional de Ópera y Ballet de Lituania, la Ópera Nacional de Estonia y otros.

El Teatro de Drama y Comedia Rusa de Kyiv cambió su nombre – ahora es el Teatro Académico Nacional de Lesya Ukrayínka.

En la red social Twitter, la cuenta no oficial del ucraniano Teatro en Podil ha enviado a la misma dirección que el buque militar ruso al Museo Nacional de Pushkin en Moscú, que había escrito, que donaba todos los fondos ganados el Día del defensor de la Patria (antigua fiesta nacional en Ucrania celebrada el 23 de febrero, una herencia del sistema soviético; ahora fiesta nacional en Rusia), al fondo de refugiados de las tales llamadas DNR y LNR.

Arte

Uniones mundiales de pintores, escultores, folkloristas, diseñadores y otras esferas creativas excluyen a participantes de Rusia de sus sociedades, exhibiciones y festivales temáticas. Así, no habrá ningún proyecto de Rusia en la 59ª Bienal de Arte de Venecia (la prominente exhibición del arte moderno). En el contexto de la invasión de la Federación Rusa a Ucrania, las casas de subastas Sotheby’s y Christie’s cancelan las subastas de arte ruso, previstas para junio de 2022.

Concursos y sociedades creativas, como los European Design Awards, Awwwards, Cannes Lions, Red Dot Award y otros, tomaron una posición pro ucraniana y se negaron a la colaboración con agresores.

Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folklore y de las Artes Tradicionales (CIOFF) ha interrumpido la membresía de Rusia y Bielorrusia.

Blogueros y líderes de la opinión pública

Ucranianos bloquean en masa a los blogueros prorrusos, líderes de la opinión pública y personas influyentes, quienes apoyan al régimen de Putin ocultamente se declaran por la paz, o sea que “no está todo tan claro”. En los comentarios bajo sus entradas, aunque sean neutrales, aparecen cada vez más hashtags #SlavaUkraini y #stoprussia, que ellos no tienen tiempo de borrar.

Kim Kardashian, Timothy Snyder, Malala Yousafzai, Richard Branson y otros influyentes millonarios del mundo muestran activamente su apoyo a Ucrania en sus redes sociales. La mayoría de los blogueros ucranianos ahora se ocupan de apoyar a las Fuerzas Armadas de Ucrania y conducen sus páginas dependiendo de la situación.

Plataformas de streaming

El 26 de febrero, más de 200 proveedores han bloqueado los servicios, que transmitían canales rusos. El siguiente paso es la prohibición de los más importantes recursos en Internet, que aseguran la retransmisión de los canales de la Federación Rusa. Ese mismo día, el 26 de febrero, el Ministerio de Cultura de Ucrania, junto con los principales grupos de comunicación, se dirigieron a los proveedores de televisión internacionales para que cerraran todos los canales informativos rusos.

El servicio de streaming Netflix también ha implementado sanciones culturales contra la Federación Rusa —20 canales de televisión rusos dejarán de mostrarse en la plataforma. YouTube ha bloqueado la transmisión de los canales rusos, Primer canal, Rusia 24, Rusia 1, TASS, RIA Noticias, RBK y otros varios canales de propaganda.

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Ania Yábluchna

Sofía Anzheliuk

Jefa de redacción:

Natalia Ponedílok

Redacción:

Kateryna Legká

Edición de fotos:

Yuriy Stefaniak

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Sergiy Gorbatiuk