Por culpa de Rusia: un siglo de deportaciones de Ucrania

Share this...
Facebook
Twitter

Inspirados por la antigua política imperial, la expansión territorial interminable y la impunidad, los gobernantes rusos llevan siglos destruyendo y asimilando a los pueblos nativos de los territorios ocupados. Una de las herramientas que la Federación Rusa utilizó y sigue utilizando contra los ucranianos es la deportación, es decir, el reasentamiento forzoso o la expulsión de un lugar de residencia permanente o de un país en general. En uno de nuestros materiales anteriores, hablamos de cómo Rusia deporta a la población ucraniana de los territorios ucranianos temporalmente ocupados en 2022. En este material, descubrirás sobre los anteriores desalojos del territorio de Ucrania, ya que el país agresor ha utilizado durante mucho tiempo esta herramienta de supresión de la libertad en los territorios subyugados.

En varias ocasiones, los rusos desalojaron a la fuerza a los representantes de diversas comunidades nacionales del territorio de Ucrania — alemanes, polacos, checos, judíos, pero los pueblos nativos de Ucrania — los ucranianos y los tártaros de Crimea — fueron los que más sufrieron. Las deportaciones, así como otros crímenes contra las comunidades nacionales, fueron utilizadas por las autoridades para castigar y aislar a los sectores de la población que eran “poco gratificantes” desde el punto de vista ruso. Además, las personas expulsadas por la fuerza se convertían a menudo en mano de obra no remunerada. Incluso a través de las deportaciones, las autoridades trataron de monoetnizar el estado y controlar los indicadores demográficos, suprimiendo de hecho el desarrollo de las comunidades nacionales.

Una gran parte del territorio de Ucrania estuvo bajo la ocupación rusa durante siglos, ya sea como parte de su imperio o en la Unión Soviética. Las primeras deportaciones masivas de los ucranianos comenzaron en el siglo XVIII, cuando por orden de Pedro I se deportó a miles de personas para construir San Petersburgo y el canal del Ladoga. Durante la Primera Guerra Mundial, el Imperio Ruso también utilizó activamente los desalojos forzosos durante la ocupación de los territorios. Aproximadamente 13 000 personas fueron deportadas de la Halychyná Oriental en 1914 –1915, entre ellas el metropolitano de la Iglesia greco-católica ucraniana, Andrey Sheptytskyi, y el decano del Seminario Teológico de Lviv, Yosif Botsyan. Sin embargo, el mayor número de personas fue deportado a la fuerza de Ucrania en el siglo XX, durante la época de la URSS.

1920–1940 — las primeras deportaciones soviéticas

A partir de los años 20, se empezaron a establecer campos de trabajos forzados en la URSS. Se convirtieron en centros de mano de obra barata para trabajos físicos duros, por ejemplo, la construcción del Canal del Mar Blanco-Báltico. Los deportados también fueron utilizados para llenar estos campos. En 1922, se creó una comisión especial bajo la NKVD de la URSS para la deportación a campos de trabajos forzados. Ese mismo año se promulgó un decreto que legalizaba la deportación de las llamadas “personas poco fiables” a las regiones remotas de la URSS. Estos dos hechos sentaron las bases y se convirtieron en el fundamento de las deportaciones criminales de las autoridades soviéticas.

NKVD de la URSS
El Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos es uno de los ministerios del gobierno soviético. Fue creado en 1917 y en 1946 pasó a llamarse Ministerio del Interior de la URSS.

En el periodo soviético de deportaciones desde Ucrania, se pueden distinguir varias etapas principales:

1925 –1928 — la llamada comisión tripartita de las repúblicas socialistas ucraniana, bielorrusa y rusa se reunió para redistribuir las fronteras. Para “limpiar” las tierras de Starodubshchyna, Bilhorodshchyna, Oryolshchyna y Donshchyna (ahora es territorio de Rusia), cientos de miles de ucranianos fueron deportados al este del país: a Zelenyi*, Malynovyi y Siryi Klyn. El primero está situado en el Extremo Oriente, el segundo en Kuban, y el tercero en el suroeste de Siberia.

Zelenyi Klyn
Allí los ucranianos formaron una comunidad separada que trató de preservar su identidad nacional durante décadas. Los descendientes de los inmigrantes ucranianos se asimilaron gradualmente, y los centros de ucranianismo (escuelas, clubes, etc.) están disminuyendo allí.

1930–1936 — la “deportación de Kurkul*”, durante la cual los campesinos ricos fueron despojados de sus propiedades y llevados fuera de Ucrania: sólo en 1930–1931, 63 817 familias campesinas de la RSS ucraniana fueron deportadas a los Urales, Siberia Oriental y Occidental, el Lejano Oriente y Yakutia (¡y esto son sólo las cifras oficiales!). Iósif Stalin y sus cómplices trataron de destruir al acaudalado campesinado ucraniano como clase, porque esta gente impedía el establecimiento del poder totalitario.

Kurkul
En la Unión Soviética, kurkul era un nombre despectivo para los campesinos ricos u opositores a la colectivización.

– 1939–1941 — hubo varias olas de deportaciones de ucranianos de los territorios de Ucrania occidental y Bielorrusia occidental. Sólo entonces, la URSS, junto con la Alemania nazi, ocupó Polonia e inició la Segunda Guerra Mundial. En total, hasta 1 250 000 personas fueron deportadas a Siberia, la región del Volga, Kazajistán y el norte de la RSFSR. Según diversas estimaciones, esa cifra supone entre el 10 y el 20% de la población de estos territorios.

El objetivo de las primeras deportaciones era destruir la resistencia de los ucranianos con la que se enfrentaban a las autoridades soviéticas. Stalin pretendía conquistar todos los países que formaban la URSS, borrar su identidad nacional y establecer un poder totalitario. Las autoridades soviéticas exterminaron y asimilaron a millones de personas a la fuerza.

Sin embargo, esto no debilitó a los ucranianos. En nuevos lugares, se unieron en comunidades, crearon escuelas ucranianas, dieron a sus asentamientos los nombres de ciudades ucranianas y conservaron las tradiciones nacionales. Incluso construyeron las mismas casas que en Ucrania, las pintaron de blanco y plantaron flores en sus patios.

1944 — Deportación de los tártaros de Crimea

Los tártaros de Crimea sobrevivieron a tres ocupaciones de su tierra natal. Las tres fueron por parte de los rusos.

En 1783, debido a la anexión del Janato de Crimea por el Imperio Ruso, la mayoría de los crimeos se marcharon al Imperio Otomano. El 18 de mayo de 1944, las autoridades soviéticas comenzaron a deportar a los habitantes de Crimea de su patria histórica a las regiones remotas de Asia Central y Siberia. En total, 191 044 tártaros de Crimea fueron deportados, según las estadísticas oficiales. Lo cierto es que 423 100 tártaros de Crimea fueron deportados según el autocenso realizado por el Movimiento Nacional de los Tártaros de Crimea. En los primeros años después del desalojo, entre un tercio y la mitad de la población tártara de Crimea murió.

Los motivos de la deportación fueron las absurdas acusaciones de traición a Crimea y cooperación con el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, la opresión de la población no tártara de Crimea y el separatismo. Según la resolución del Comité de Defensa del Estado de la URSS “Sobre los tártaros de Crimea”, fechada el 11 de mayo de 1944, el Comisario del Pueblo de Asuntos Internos Beria y el Comisario del Pueblo de Comunicaciones Kaganovich debían desalojar a los tártaros de Crimea antes del 1 de junio de 1944.

Consejo de Comisarios del Pueblo de la Unión Soviética
El comisario del pueblo es un funcionario de la URSS que dirigía el Consejo de Comisarios del Pueblo de la Unión Soviética, el órgano central de gestión del Estado en un área determinada (similar a un ministro en un ministerio).

La deportación comenzó al amanecer, y ya a las 8 de la mañana 90 000 personas fueron agrupadas en 25 escalones. Cada familia podía supuestamente llevarse hasta 500 kg de carga, y el valor de todos los bienes restantes o confiscados debía ser compensado en el nuevo lugar. Sin embargo, los deportados fueron trasladados casi sin comida ni ropa, y nadie les esperaba en los lugares de reasentamiento.

Stalin trató de destruir todo rastro de la presencia de los tártaros de Crimea en la península, prohibió el etnónimo “tártaros de Crimea”, y durante más de 40 años no se mencionó a los crimeos en los censos de la URSS (1959, 1970, 1979). Además, tras la deportación, comenzó el proceso de renombrar los asentamientos para borrar las referencias al pueblo de Crimea de los nombres de los pueblos, barrios y ciudades. Un total de 1 300 asentamientos en Crimea, casi el 90% de todos los topónimos, fueron renombrados (por ejemplo, Lenine en lugar del auténtico Ieda-Kuiu). Por desgracia, antes de la ocupación de la península en 2014 por parte de Rusia, no se devolvieron los nombres históricos. Sin embargo, en 2016, la Rada Suprema de Ucrania aprobó un proyecto de ley sobre el cambio de nombre de 75 topónimos en Crimea, la mayoría de los cuales fueron devueltos a sus nombres auténticos. La decisión entrará en vigor tras la liberación de la península.

En 1945, los habitantes de las provincias de Voronezh, Kursk, Oriol y Belgorod de la URSS (actual Federación Rusa) fueron reubicados metódicamente en el territorio de la entonces región de Crimea para la rusificación total de Crimea y la destrucción de su memoria como patria del pueblo de Crimea. Para crear un mito sobre la rusificación de la península, 16 mil griegos, más de 9,8 mil armenios y 12,6 mil búlgaros fueron deportados junto con los tártaros de Crimea.

Sólo en 1989, los habitantes de Crimea pudieron regresar a su patria tras el despliegue del movimiento popular tártaro de Crimea para devolver a su pueblo a casa. Las autoridades soviéticas de la época no contribuyeron a ello de ninguna manera, aunque condenaron la deportación, reconociéndola como criminal e ilegal. Los tártaros de Crimea no tenían a dónde volver, porque los bienes inmuebles ya no les pertenecían, y el gobierno no les proporcionó ninguna compensación.

Según la resolución de 2015 de la Rada Suprema de Ucrania, la deportación de los tártaros de Crimea en 1944 fue reconocida como genocidio. En 2019, los gobiernos de Letonia y Lituania adoptaron la misma decisión. Sin embargo, en Rusia no se han realizado juicios contra los culpables ni se ha condenado a los que cometieron el genocidio, a pesar de que se autodenomina sucesora legal de la URSS.

En 2014, Rusia volvió a ocupar la península de Crimea. Al menos 30 000 crimeos abandonaron la península para dirigirse a la Ucrania continental. Al menos 150 tártaros de Crimea tienen la condición de presos políticos y están siendo procesados por cargos penales inventados.

El tema de la deportación, la devastadora influencia de la Federación Rusa sobre los crimeos, se activó en el discurso ucraniano incluso antes de la ocupación de la península. En 2013 se estrenó la película “Khaitarma”, cuyo argumento se basa en la deportación de 1944. Y en 2016, la cantante ucraniana de origen tártaro de Crimea Jamala ganó el concurso de Eurovisión con la canción “1944”, que pretendía contar a Europa los trágicos acontecimientos de la historia de Crimea.

El líder de los tártaros de Crimea, Mustafa Dzhemilev, dice que en 2014 los crimeos estaban dispuestos a tomar las armas y defender la integridad de su estado junto con los ucranianos. Actualmente, no cree en los métodos diplomáticos de la desocupación de Crimea, pero confía en que es posible lograrlo por los medios militares, si los ucranianos y los crimeos actúan juntos.

1944–1951 — deportación de los ucranianos de las regiones occidentales

Durante la Segunda Guerra Mundial y tras su finalización, la URSS absorbió nuevas regiones de Ucrania (en particular, Volyn, Besarabia, Bukovyna, Halychyná, Transcarpatia), que antes pertenecían a otras entidades estatales. La liberación de la ocupación alemana no trajo a los ucranianos el tan esperado alivio, sino nuevas represiones, en particular deportaciones. Se produjeron en varias olas, aparentemente para liberar los territorios de los “banderivitas”, “nacionalistas” y “kurkules”. En realidad, el régimen totalitario pretendía borrar la identidad nacional y destruir físicamente a los “desafortunados” ucranianos.

En total, de 1944 a 1951 (y en algunos casos hasta 1952), casi 750 000 ucranianos fueron desalojados. Las primeras olas de desalojos tuvieron lugar en 1944–1946. Fue un castigo por la resistencia mostrada por los habitantes de estos territorios, por el deseo de ser independientes y la lucha contra los soviéticos en las filas de la OUN-UPA (Organización de Nacionalistas Ucranianos y Ejército Insurgente Ucraniano). Los ucranianos de las regiones occidentales que estaban bajo la administración de Polonia: Lemkivshchyna, Boikivshchyna Occidental, Nadsiannia, Jolmshchyna y Pidliashshia- fueron reasentados en varias regiones de la RSS ucraniana: en Halychyna, Prychornomoria, Slobozhanshchyna y Donéchchyna. Fue una deportación llevada a cabo por los gobiernos comunistas de la URSS y Polonia. Lo llamaron “reasentamiento voluntario” y prometieron una “compensación de propiedad equivalente”. En realidad, la mayoría de las veces, la gente se enfrentaba a la esclavitud de las granjas colectivas y a la falta de vivienda; al ser desalojados, las autoridades entregaban las llamadas “cartas de evacuación” con una lista de los bienes perdidos y su valor, pero en realidad nadie les hacía caso.

OUN-UPA
El concepto que une las actividades de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (fundada en 1929) y el Ejército Insurgente Ucraniano (1942–1954).

La mayoría de los deportados recibieron el estatus de reasentados especiales, algunos de ellos fueron instalados en campos especiales. Sobre el terreno, se llevó a cabo un trabajo político masivo para “reeducar” a los ucranianos. Todos los descontentos con esta política fueron detenidos y juzgados como “elementos nacionalistas”. Algunos intentaron regresar a sus tierras étnicas, pero esto rara vez tuvo éxito y a menudo acabó en detenciones. En la actualidad, los ucranianos, junto con los polacos, intentan procesar este trauma. Por ejemplo, en 2021 se estrenó el documental “Deportación 44-46”, que relata aquellos hechos.

Otra ola de desalojos tuvo lugar en 1947. Los ucranianos que no abandonaron sus hogares en los años anteriores fueron deportados por las autoridades comunistas polacas durante la Operación Vístula con el apoyo de los dirigentes soviéticos y de la Tercera República Checoslovaca. Su principal objetivo era la limpieza étnica de los territorios de Lemkivshchyna, Nadsiannia, Pidliashshia y Jolmshchyna. En pocos meses, casi 150 000 ucranianos fueron desalojados por la fuerza, casi 4 000 fueron encarcelados en el campo de concentración de Jaworzno (Polonia), casi 3 000 miembros de la OUN-UPA fueron detenidos y 655 personas murieron durante la operación.

En el mismo año 1947, el Ministro del Interior de la URSS Kruglov anunció el reasentamiento de más de 77 000 “nacionalistas activos y bandidos” de las regiones occidentales de Ucrania. Los ucranianos fueron enviados a trabajar en la industria del carbón en las regiones orientales de la URSS y en la región de Omsk (actual Federación Rusa). También hay pruebas de que las mujeres ucranianas fueron enviadas por separado al territorio de Rusia a guarniciones militares soviéticas. Recibieron mutilaciones, fueron víctimas de violaciones, y todos estos hechos fueron silenciados durante la época soviética.

En 1948 y 1951 se produjeron sendos intercambios de territorios fronterizos entre la URSS y Polonia. Una vez más, estos acontecimientos fueron acompañados de deportaciones de los ucranianos. Por ejemplo, en 1948, de acuerdo con los decretos del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, los acusados de “evasión maliciosa del trabajo en la agricultura y de llevar un estilo de vida anticívico” fueron deportados del territorio de Ucrania durante 8 años. Muchos habitantes de las regiones oriental y central de Ucrania, que sobrevivieron a la hambruna de 1947, también cayeron bajo esta acusación. La gente no tenía ni comida ni trabajo, por lo que físicamente no podía cumplir la norma anual de jornadas laborales.

2022. Deportación en curso

En 2022, en plena guerra, la Federación Rusa está deportando de nuevo a los ucranianos de los territorios temporalmente ocupados, de lo que hablamos con más detalle en uno de los articulos anteriores. A principios de septiembre, ya se sabe que más de 1,2 millones de personas han sido deportadas, incluidos los niños. Los ucranianos, como hace cien años, son enviados a las regiones remotas de la Federación Rusa: al Extremo Oriente y al Cáucaso Norte. La Federación Rusa inventa leyes que legitiman sus acciones criminales. Dice que está “protegiendo” a la población local. De hecho, al menos en los tiempos del imperio, al menos en la URSS, al menos ahora, los políticos rusos intentan con todas sus fuerzas apoyar el mito nacional ruso, creado sobre el odio a los pueblos nativos de los territorios ocupados.

La Federación Rusa llevó a cabo más de 10 deportaciones del territorio de Ucrania sólo en los tiempos de la URSS, la magnitud de esta tragedia es todavía difícil de comprender. Hemos experimentado un terrible dolor colectivo que ha afectado al menos a cuatro generaciones. En 2022, los rusos vuelven a deportar a los ucranianos de los territorios temporalmente ocupados, y todavía no tenemos un procedimiento eficaz para el retorno de nuestros conciudadanos. La guerra continúa. Sin embargo, esta vez, a diferencia de las anteriores deportaciones y otros crímenes de guerra de los rusos, tenemos la oportunidad de vivirla de otra manera. Si antes, cuando Ucrania formaba parte de la URSS, se nos prohibía mencionar la terrible política gubernamental debido a la amenaza de represión, y si el mundo no conocía ni comprendía nuestro problema, ahora la sociedad está de nuestro parte y está dispuesta a escucharnos.

Ahora podemos hablar de nuestras experiencias, darles sentido a través de las películas, las investigaciones, las canciones, las obras de arte, etc. Para romper el ciclo de transmisión de los traumas colectivos a las siguientes generaciones, debemos hablar de ellos, definir clara y concretamente lo que nos ocurrió y quién es el culpable de ello. Los autores no fueron castigados entonces, pero sus crímenes no han prescrito. Para no repetir los errores del pasado, el mundo debe unirse y responsabilizar a los actuales criminales de las actuales deportaciones rusas. Reconocer el régimen de la Federación Rusa como terrorista y la guerra contra Ucrania como genocidio son los pasos seguros hacia la creación de unos tribunales eficaces.

Cronología de las deportaciones

16 de octubre de 1922 — se formó una Comisión Especial bajo el NKVD de la URSS sobre cuestiones de deportación a campos de trabajos forzados.

10 de agosto de 1922 — el decreto del Comité Central “sobre la deportación administrativa” otorgó el derecho a deportar a todas las personas sospechosas a las regiones separadas de la URSS.

El 28 de marzo de 1924 — se aprobó el “Reglamento sobre los derechos de la ODPU en materia de desalojos administrativos, exilio y encarcelamiento en campos de concentración”.

4 de abril de 1925 — la ODPU recibe el derecho de prohibir que las personas “socialmente perjudiciales” vivan en determinadas zonas.

12 de junio de 1929 — la resolución “Sobre la deportación de criminales particularmente peligrosos”.

20 de febrero de 1930 — la resolución del Comité Central del PCUS(b) sobre la necesidad de desalojo forzoso de 200-300 mil familias de las zonas de colectivización completa, principalmente a las zonas de Kazajistán.

Junio de 1931 — se formó el departamento de asentamientos especiales en el sistema del Gulag.

25 de noviembre de 1935 — resolución del Comité Central del PC(b)U sobre el desalojo de la franja fronteriza occidental de la URSS.

28 de abril de 1936 — resolución del CSR de la URSS “Sobre el desalojo de 15 mil hogares polacos y alemanes de la RSS de Ucrania a la región de Karaganda de la ASSR de Kazajistán”.

13 de abril de 1938 — circular nº 80 del NKVD de la URSS sobre el registro de colonos especiales.

Septiembre de 1939 – junio de 1941 — más de 500 000 personas fueron deportadas de Ucrania Occidental.

1940 — se estableció la administración de las colonias de trabajo correccional (VTK) y los asentamientos de trabajo del Gulag.

Marzo de 1943 — la resolución del DKO de la URSS “Sobre las medidas especiales en las regiones occidentales de Ucrania”, que obligaba al NKVD de la URSS a desalojar a las familias de los “miembros activos de la OUN-UPA a las zonas remotas de la URSS”.

7 de enero de 1944 — orden nº 20 firmada por L. Beria, en la que el Comisario del Pueblo ordenaba “detener a todos los cómplices descubiertos en el territorio de Ucrania con la confiscación de bienes en base a la orden del NKVD de la URSS nº 001552”.

31 de marzo de 1944 — orden del NKVD de la URSS nº 122 firmada por L. Beria sobre la represión de los familiares de los residentes de Ouniv.

Marzo de 1944 — la resolución del DKO de la URSS “Sobre las medidas especiales en las regiones occidentales de Ucrania”, cuyo párrafo 8 decía: “Obligar al NKVD de la URSS a desalojar a las familias de los miembros activos de la OUN, UPA y UNRA a zonas remotas de la URSS”.

24 de marzo de 1944 — se creó el Departamento de Asentamientos Especiales en la estructura del NKVD de la URSS.

31 de marzo de 1944 — directiva del NKVD nº 122 firmada por L. Beria “Sobre la deportación a las zonas remotas de Krasnoyarsk Krai, Irkutsk, Omsk, oblast de Novosibirsk, de los familiares de los residentes de Ouniv y de los insurgentes activos, tanto detenidos como muertos en escaramuzas”.

5 y 15 de abril de 1944 — la instrucción “Sobre el procedimiento de deportación de los familiares de la OUN y de los insurgentes activos a las regiones remotas de la URSS” y la instrucción-guía “Sobre el procedimiento de desalojo de las familias de los miembros activos de la OUN y la UPA”.

29 de octubre de 1944 — la resolución del DKO nº 684-c, según la cual el lugar de exilio para los participantes en la lucha de liberación nacional y los miembros de sus familias eran las provincias de Komi ARSR, Arkhangelsk, Kirov y Molotov “para la educación laboral”.

15 de mayo de 1945 — Lviv. En una reunión con los secretarios de los comités regionales del PC(b)U y los jefes de las oficinas regionales del NKVD y del NKGB, M. Jruschov exigió que las familias de los insurgentes fueran deportadas a las zonas remotas de la URSS.

19 de mayo de 1945 — un llamamiento de la dirección de la SSR ucraniana “a los obreros, campesinos e intelectuales de las regiones occidentales de Ucrania”, a los que se advirtió que si no llegaban como se esperaba (antes del 20 de julio), “se aplicarán las medidas más severas a todos los miembros de las bandas”.

20 de abril de 1946 — directiva del Ministerio del Interior de la URSS nº 97 sobre la deportación de “antiguos policías, residentes de Vlasov y otras personas”.

10 de septiembre de 1947 — resolución nº 3214 del Consejo de Ministros (RM) de la URSS sobre el desalojo a asentamientos especiales por decisión de la Reunión Especial bajo el MGB de la URSS de “familias de miembros de bandas de la OUN, guías de miembros de la OUN y miembros de sus familias, kulaks nacionalistas y sus familias”.

15 de octubre de 1947 — resolución secreta nº PB-148/142 del Comité Central del PC(b)U y RM de la RSS de Ucrania “Sobre el procedimiento para el uso de la tierra y los bienes dejados tras el desalojo de las familias de los nacionalistas y bandidos”.

21 de febrero de 1948 — decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS “Sobre el desalojo de la RSS de Ucrania de las personas que evitan maliciosamente el trabajo en la agricultura y llevan un estilo de vida antisocial y parasitario”.

23 de febrero de 1948 — decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS sobre la deportación a los asentamientos de los “miembros de las bandas de la OUN” condenados tras cumplir sus penas en los campos de trabajo correccional (VTT).

26 de noviembre de 1948 — decreto del Presídium del Consejo Supremo de la URSS “Sobre la responsabilidad penal por la huida de los lugares de asentamiento obligatorio y permanente de las personas desalojadas a las zonas remotas de la Unión Soviética durante la Guerra Patria”.

1950 — se formó el 9º Departamento del Ministerio del Interior de la URSS, encargado de los asentamientos especiales.

15 de abril de 1950 — orden del Ministerio del Interior de la URSS nº 00248 “Sobre el anuncio a los pueblos desalojados de dejarlos para siempre en los asentamientos especiales”.

13 de febrero de 1951 — resolución del Ministerio del Interior de la URSS nº 377-100 “Sobre la deportación de Ucrania de los antiguos militares del ejército de Anders y de sus familiares”.

1944-1952 — 203 662 personas fueron deportadas del territorio de las provincias occidentales de Ucrania.

30 de octubre de 1954 — se formó el 4º departamento del Ministerio del Interior de la URSS para registrar y controlar los asentamientos especiales.

5 de julio de 1954 — resolución del Comité Central del PCUS y de la República de la URSS “Sobre la eliminación de algunas restricciones al estatus legal de los asentamientos especiales”. No se aplicó a los nacionalistas ucranianos y a sus familiares desalojados de las regiones occidentales de Ucrania.

29 de marzo de 1959 — debido a la supresión del registro de colonos especiales, se liquidó el 4º Departamento del Ministerio del Interior de la URSS para la supervisión de los asentamientos especiales.

15 de junio de 1959 — decreto del Presidium del Consejo Supremo de la URSS “Sobre la responsabilidad de los antiguos colonos especiales por su regreso espontáneo a los lugares de los que fueron desalojados”, cuyos infractores fueron amenazados con un periodo de desalojo de 3 años.

14 de noviembre de 1989 — la declaración del Consejo Supremo de la URSS abolió las restricciones a la deportación.

Todos los pueblos deportados fueron rehabilitados.

Apoyado por

Цей матеріал створено за підтримки International Media Support (IMS).

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Sofía Panasiuk

Jefa de redacción:

Natalia Ponedílok

Redacción:

Anastasía Sérikova

Edición de fotos:

Yuriy Stefaniak

Administradora de contenido:

Yana Rusyna

Traducción:

Svitlana Kazakova