Share this...
Facebook
Twitter

El Parque Nacional Natural de Estuarios de Tuzly es una red de 13 estuarios entre los ríos Dunai y Dnistro. A los estuarios, en particular a los más grandes, se les conoce como “el centro de maternidad del Mar Negro”, esto se debe a los tremendos recursos para la reproducción de diversidad biológica que aquí se encuentran. A pesar de esto, desde hace  mucho tiempo han estado tratando de convertir la zona protegida en un sumidero, y no ha sido hasta hace unos años que los ambientalistas tomaron en serio el asunto y empezaron el proceso de restauración natural del territorio.

En 1995 el sistema de estuarios fue incluido en la lista de humedales de importancia internacional. Sin embargo, no fue hasta el año 2010 cuando el Parque adquirió este estatus.

 Esta parte de la región de Odessa reune toda la diversidad de flora y fauna que se puede encontrar en el Mar Negro: en el parque se pueden ver alrededor de  300 especies de aves, en las aguas locales viven unas 60 especies de peces, así como 37 especies de animales.

Para algunas aves, los estuarios son zona de descanso en su camino a Asia y África, es aquí donde anidan y pasan el invierno.

La mayoría están en el Libro Rojo de Ucrania y en la Lista Roja Europea. El tarro blanco, el ánsar careto, el cisne cantor, el zarapito real, la cigüeñuela común, la avoceta común, el sisón común y muchas más especies que están al borde de la extinción.

Iván

Iván Rusiev, ex-director del parque, ha estado a cargo del área protegida desde 2015, Iván conoce perfectamente y ama cada centímetro de este territorio:
Tenemos muchas variedades de garzas: la garceta grande o garza blanca, la garceta común, la garcilla cangrejera, el marinete común, la garza real, la garza imperial, el avetoro común. Tenemos cinco especies de lisas comunes. Las lisas comunes o mújoles son peces que migran en millones desde las costas búlgaras y turcas del Mar Negro hacia nosotros. Cuando se reúnen en grandes bancos es un fenómeno increíble. Los ves pequeños cuando entran en nuestro estuario y grandes cuando lo abandonan. Es entonces, cuando salen por millares, acuden en masa al canal y no se distingue ni el agua entre ellos. Mi trabajo es preservar estas especies.

Iván trata con especial cariño a los delfines:

— Son seres muy organizados, muy inteligentes, no pueden vivir sin libertad, sin el Mar Negro. Cuando los veo en delfinarios, es muy triste para mí. Vine aquí para crear condiciones óptimas para su vida. Tenemos 42 km de área marítima para que se sientan cómodos allí. Para mí, los delfines son el fenómeno número uno. Un buzo amigo mío, me contó una historia sobre cómo él ayudó a parir a una hembra que estaba herida por culpa de los pescadores. Se acercó a la orilla para que le ayudara a dar a luz.

Iván siempre supo que quería ser ecólogo. A pesar del deseo de sus padres de verlo como médico, se convirtió en doctor en ciencias biológicas:

— Mi madre me decía: “¿Qué quieres ser? ¿Biólogo? ¡Tienes que ser médico!” ¿Qué médico? ¡No me gusta!. Me gustaba mucho pescar, nosotros teníamos un embalse en el Danubio, había muchos peces. En verano, me despertaba a las 3:00 a.m. e iba a pescar al embalse. Cuando estaba pescando, veía salir el sol, veía un paisaje brillante. Fué entonces cuando empecé a preguntarme: ¿qué es esto? ¿cómo se llama aquello?
Iván trata con especial cariño a los delfines:

— La maestra nos hablaba sobre la naturaleza de África, de Australia, pero no sobre la nuestra. Fué entonces cuando empecé a pensar en eso.

La opinión de la madre de Iván, dice, cambió después de un acontecimiento:

— Una vez fui invitado a hablar en televisión como estudiante que ama la naturaleza. Estaba nervioso porque fue mi primera vez en televisión y me di cuenta de que mi madre podía verme. Hablé sobre los problemas que existen y sobre la necesidad de proteger la naturaleza. Mi madre no vio el reportaje, se lo contaron los vecinos. Luego volé en un helicóptero de la inspección y aterrice cerca de casa. Todos los niños corrieron a mirar. Más tarde escribí artículos en prensa, la gente decía: “Vaya Profesión tiene tu hijo. ¡No es médico, pero es real!”

— Pensé que estaría en este parque durante aproximadamente un año, llevo aquí ya 3 años y no sé cuánto tiempo más me quedaré, siento que este parque y el equipo que estoy creando me necesitan.

En agosto de 2017, renunció como director, pero muy pronto, en septiembre del mismo año, regresó. Sin embargo a finales de 2017, Iván escribió otra carta de dimisión y definitivamente dejó la dirección del parque. Desde principios de 2018, la directora del parque de Estuarios de Tuzly es la ecóloga Iryna Vykhrystiuk.

Cazadores furtivos

El área del parque se ve constantemente afectada por cazadores furtivos y constructoras. Según Iván Rusiev, hay más de 50 casos penales, pero ninguno ha sido resuelto a día de hoy.

Las autoridades locales, dice Ivan, están regalando tierras del área recreativa. La zonificación del territorio de Estuarios de Tuzly aún no se ha completado. Los cazadores furtivos organizan tours en el área protegida, destruyen paneles informativos, atacan a representantes del servicio de seguridad del parque, prenden fuego a territorios valiosos y aran suelos vírgenes de zonas costeras.

Los cazadores furtivos se quejan de nosotros, mientras, el ministerio les encubre. Estamos en una lucha constante. Han habido casos en que funcionarios del ministerio han llamando a los cazadores furtivos diciéndoles cómo tratar con nosotros.

Los cazadores furtivos bloquean las brechas en los estuarios y pescan. Los trabajadores del parque, solos o con la ayuda de voluntarios, abren las brechas nuevamente.

Brechas
Canales estrechos a través de los cuales fluye el agua entre los estuarios del grupo de Tuzly y el Mar Negro.

El número de “pescadores”, dice Iván, está aumentando:

— Estimamos que hay alrededor de 2,000 redes ahora mismo en estos estuarios. Por supuesto, las personas que viven en estos pueblos tienen derecho a pescar y nosotros lo apoyamos. Pero hay quienes cazan furtivamente: hacen estos canales ilegalmente y atrapan gran cantidad de pescado. En contra de esto luchamos.

Los casos cuando trabajadores del parque vienen a cortar redes ilegales y se encuentran con guardias fronterizos son más y más frecuentes.

— Los cazadores furtivos están conectados con los guardias fronterizos, estos los “cubren”. Llegamos para proceder a quitar las redes y los guardias fronterizos deberían ayudar, hay un acuerdo, un plan de interacción entre organizaciones estatales.
En vez de eso, comenzaron a elaborar un informe al jefe de servicio nacional de protección del parque y al inspector.

Los guardas del parque también chocan con los militares. El parque gestiona también y según su estatuto, la estepa de Tarútyne. Esta es una reserva paisajística de importancia local, sin administración propia:

— Cuando un santuario no dispone de una administración (solo los parques nacionales tienen una administración por ley), se convierte en un sitio deseado por muchos. Hay un documento de 1946 que dice que es un campo de entrenamiento para el ejército soviético. Pero no hay documentación actual para este sitio. Mientras tanto, se empezó a destruir la estepa para convertirla en tierras de cultivo. Dicen que como el Ejército es pobre tiene que tener ganancias de alguna manera. Bueno, entrenen a los soldados allí pero no lo aren. Porque si aras, pierdes la oportunidad de restaurar la estepa para siempre. Diez mil hectáreas de estepa en el raión de Tarutyne (unidad administrativa) aún no han sido destruidas. Sin voluntad política de los Ministerios de Defensa y Medio Ambiente están en riesgo de desaparecer.

Sasyk

Sasyk es el estuario más grande de la costa oeste del Mar Negro.

Sasyk significa apestoso. Donde hay un estuario, hay un proceso de descomposición de compuestos orgánicos, especialmente algas, y se forma un pantano terapéutico. Anteriormente, los lugareños se bañaban aquí, ahora no encontrarás a nadie. La calidad del agua ha disminuido hasta el punto de hacer peligroso el baño.

En la época soviética, había un sanatorio con baños de barro cerca de Sasyk. No había espacio suficiente para acomodar a todos los que se venían, así que muchos se quedaban en el pueblo más cercano, Borysivka.

—  Este pueblo prosperó debido a la gran cantidad de turistas. Se trataban el sistema musculoesquelético, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del tracto gastrointestinal, así como enfermedades ginecológicas.

El proyecto del complejo hídrico “Danubio-Dnister-Dnipro” convirtió al estuario en un desastre ambiental. Bajo este proyecto, en 1978, se construyó una presa de hormigón de 14 km que separó Sasyk del mar.

Esto, según Iván, causó una serie de problemas:

— Al bloquear el flujo de agua con el Mar Negro, convirtieron a Sasyk en un acuario donde las algas verde-azuladas florecen durante el verano y liberan gases tóxicos. Este territorio se ha convertido de hecho en un lugar donde es imposible vivir en verano debido al riesgo muy alto en términos sanitario-epidemiológicos.

Share this...
Facebook
Twitter
Share this...
Facebook
Twitter
Share this...
Facebook
Twitter

Debido a la construcción de la presa, el agua desapareció en los pozos de las aldeas, los ríos Sarata y Kogylnyk que desembocaban en Sasyk, se secaron, y las aldeas comenzaron a inundarse regularmente.

— El estado autoritario fue la causa de estos problemas, pero el pecado en el fondo de todo esto, es cuando la gente se cree más sabia que la naturaleza, cuando una persona piensa que puede manejar los procesos naturales. La tragedia de Sasyk es un excelente ejemplo de cómo vivir y actuar en esta tierra.

Voluntarios

Según Iván Rusiev, la ayuda voluntaria es el recurso más importante a través del cual el parque sobrevive.

Así, gracias a un entusiasta de la Real Sociedad para la Protección de Aves en los Países Bajos, el parque dispone de prismáticos y telescopios para observar pájaros y detectar cazadores furtivos.

Los voluntarios ayudan a despejar las brechas y a construir islas para las aves. Se necesitan islas para que las aves construyan nidos:

— Tenemos mucha agua – 12000 hectáreas, pero prácticamente no hay islas. Solo lenguas de arena a través de las cuales pueden pasar los depredadores: zorros, tejones, chacales y mapaches. Los cuales destruyen los nidos y las crías. Cuando construimos una isla, fuera del alcance de los depredadores. Las aves se asientan inmediatamente, dándoles la oportunidad de recuperarse. En la actualidad hemos completado un pequeño proyecto: hay 42 nidos de la avoceta común, un pájaro muy raro, que está en el Libro Rojo de Ucrania.

El próximo año, está planeado  habilitar  islas para pelícanos ceñudos. Las islas se construyen a partir de vides, que son llevadas en balsas pequeñas a aguas poco profundas. Ahí se les da una forma correcta:

—  Una vez colocadas las vides, se aplastan. Luego, dependiendo de qué pájaros queramos atraer, esparcimos heno, conchas o juncos. Tales construcciones son muy duraderas, ya que la vid no se pudre con agua salada. Otro asentamiento se forma en la parte inferior de la nueva isla. Esta se convierte en hogar para la actinia (una especie de pólipos de coral) y peces pequeños.

Los voluntarios también participan en la construcción de barreras ecológicas, en el arreglo de senderos turísticos, la creación  de espacios de aparcamiento, y encuestas para los turistas.

Barreras ecológicas
Construcciones perpendiculares a la costa que la protegen del colapso.

Algunos ayudan no solo físicamente sino también protegiendo los intereses legales del parque:

— Hay voluntarios que viven en Kyiv y Odesa en contacto con los funcionarios, hacen informes y organizan piquetes si es necesario.
— Cooperamos con muchas escuelas, maestros y niños que visitan nuestro parque y estudian ciertos objetos, pájaros y plantas. Aquí apostamos por estas personas. Este es el futuro de nuestro parque, de una gran comunidad y de un distrito.

Como grabamos

El material ha sido preparado por

Autor del proyecto:

Bogdán Logvynenko

Autora:

Victoria Savytska

Redacción:

Yevgenia Sapóshnykova

Producción:

Olga Shor

Fotos:

Polina Zabizhko

Cámara:

Pavló Pashkó

Cámara,

Directora de montaje:

María Terebus

Dirección,

Director de montaje:

Mykola Nosok

Edición de fotos:

Oleksandr Jomenko

Transcripción:

Sergiy Guzenkov

Traducción:

Alla Mialo

Redactor de la traducción:

Albert Lores

Sigue la Expedición